Comunicado sobre la política ciclista en Madrid

Ciclocalle

Recientemente la Junta Municipal del Distrito de Barajas rechazó la petición de señalizar la Av. de Logroño con ciclocarriles. Los argumentos para rechazarlos fueron varios:

  • El ciclocarril fue una añagaza del anterior gobierno para contabilizarlos como km de Carril-bici, pero no se trata de una vía ciclista verdadera
  • El ciclocarril no añade nada que no esté ya en el código de circulación, esto es, el derecho de la bici a usar la calzada y por tanto es un gasto de pintura inútil
  • La Av. Logroño en concreto tiene un uso deportivo de fin de semana constante con grupos de ciclistas, por lo que no se añadiría ninguna mejora respecto a lo que ya está sucediendo
  • No es conveniente hacer esta intervención por separado pudiendo hacerse dentro de un plan conjunto coordinado
  • La avenida tiene mucho tráfico y el ciclocarril la atascaría más al limitar a 30 el carril derecho
  • Los vehículos no respetan ni siquiera el límite de 50, y por tanto sería peligroso pretender que las bicis vayan entre diario. Sólo en fin de semana tiene sentido compartir la calzada, ya que a los coches no les importa ir más despacio
  • Los ciclocarriles implantados en la almendra central están generando un peligro tal que las asociaciones lo rechazan.

Lo que las asociaciones piensan sobre los ciclocarriles

Las asociaciones fuimos informadas por el anterior gobierno en la Comisión de Seguimiento del Plan Director Ciclista acerca de la intención de hacer una red de ciclocarriles. En ningún momento se consideró un truco para contabilizar kilómetros de carril-bici. Sabíamos lo que se iba a hacer y nos pareció bien señalizar en algunas calzadas lo que ya dice la ordenanza de movilidad.

Tras tres años de implantación en Madrid somos conscientes de las limitaciones de los ciclocarriles:

  • No sirven para reducir la velocidad del tráfico por sí solos, pero por eso tampoco son causa de retenciones.
  • Su efectividad para animar a gente a usar la bici por la calzada es limitada
  • Deslegitiman a la bici en el resto de carriles de las vías en las que está pintado (por ejemplo, cuando se quiere girar a la izquierda)

Sin embargo hemos podido observar también las siguientes ventajas:

  • Legitiman y visibilizan a la bici en el centro de la calzada frente a otros vehículos, sobre todo cuando ésta circula aisladamente, algo habitual cuando se usa como transporte.
  • Ayudan a reducir el número de bicis por aceras (el % de uso de acera frente a calzada ha bajado un 20% en dos años en las zonas donde hay ciclocarriles)
  • Ayuda a difundir la normativa que da derecho a la bici a usar la calzada
  • Legitima la ocupación de todo el carril frente a la creencia de que la bici ha de ir pegada al borde. Usar todo el carril es fundamental para tener espacio de seguridad a ambos lados y prevenir accidentes.
  • Legitima a la bici en situaciones complejas de la actual ley (sobre todo cuando hay un carril-bus a la derecha que las bicis no pueden usar)
  • Su implantación es muy barata, rápida y compatible con la creación de políticas de movilidad ciclista posteriores más ambiciosas.

Por estos motivos las asociaciones consideramos que las ventajas superan con creces a los inconvenientes, y por tanto, estamos a favor de que esta experiencia se extienda más allá de la M30, al resto de distritos de Madrid.

Esto no es óbice para que consideremos que lo ideal es una política global de movilidad, en la que los ciclocarriles podrían ser una parte más pero no la única.

¿Usar la política ciclista como enfrentamiento entre partidos? No, gracias

Las asociaciones rechazamos ser usadas como arma arrojadiza en el debate político, o servir de excusa para justificar soluciones sin saber a ciencia cierta la opinión que tienen las asociaciones, ya que estas son diversas. Cualquier empleo político de las asociaciones debe atender a esta diversidad y evitar generalizaciones.

Las medidas para la bici no son aceptables o rechazables en función del color del partido que las propuso. El único criterio es la observación objetiva de resultados. Por ello, si los partidos quieren usar la opinión de las asociaciones para defender algún consenso, las siguientes medidas tendrán todo nuestro apoyo, ya que son las que hemos comprobado que van en la dirección correcta para normalizar el uso de la bici en la ciudad:

  • Reducir la velocidad del tráfico motorizado
  • Reducir volumen tráfico motorizado
  • Priorizar al peatón antes que a la bici, y a estos dos antes que a los modos motorizados
  • Priorizar al transporte público antes que a los vehículos motorizados privados
  • Lograr mejorar la convivencia de bicis y coches en calzada, ya sea mediante medidas como los ciclocarriles o con campañas de información, educación vial, etc.
  • Hacer de cualquier calzada un lugar apto para cualquier usuario de la bici, tenga o no tráfico motorizado
  • Discriminación positiva hacia la población más vulnerable, convirtiendo espacios de circulación motorizada en espacios de circulación peatonal y/o ciclista
  • Incrementar el uso de la bicicleta como mejora en la seguridad vial de los ciclistas
  • Lograr que la bici se asocie al transporte y no sólo al uso deportivo o de ocio de fin de semana

Durante la anterior legislatura se logró que buena parte de los temas de la bici se aprobaran por unanimidad. Esperamos que siga siendo así.

Firmado

Asociación Pedalibre

EnbiciporMadrid

Asociación de Ciclistas Profesionales (ACP)

Asociación de Marcas y Bicicletas de España (AMBE)

Madrid Ciclista

(Otras entidades-asociaciones que se quieran sumar)

Demandamos una nueva Ordenanza de Movilidad

IMG_5279

La Asociación Pedalibre, de Madrid, con el apoyo de la Asociación de Ciclistas Profesionales y la Asociación de Marcas y Bicicletas de España presentó el pasado mes de febrero alegaciones a la modificación de la Ordenanza de Movilidad, al entender que se debería haber aprovechado para incluir el texto, ya existente y que era un enorme paso adelante para la seguridad y para la normalización normativa de la bicicleta en la ciudad de Madrid, de la redacción normativa sobre bicicletas que el Ayuntamiento tiene ya preparada desde 2012. Es por ello que hemos demandado su incorporación inmediata, para así adaptar la actual normativa municipal a la realidad de la circulación ciclista en las calles de nuestra ciudad.

A continuación el texto de las alegaciones presentadas:

La Asociación Pedalibre, de Madrid, con el apoyo de la Asociación de Ciclistas Profesionales y la Asociación de Marcas y Bicicletas de España, por medio del presente escrito vienen a exponer su disconformidad con el expediente de aprobación del proyecto inicial de modificación de la Ordenanza de Movilidad para la Ciudad de Madrid, aprobada en La Junta de Gobierno de la Ciudad de Madrid, en sesión celebrada el día 28 de enero de 2016, por lo que presentamos las siguientes alegaciones:

Nada tenemos en contra del nuevo texto presentado para incorporar a la ordenanza de movilidad, que pretende dar una cobertura normativa a los protocolos para episodios por alta contaminación de NO2. Sin embargo, nos ha extrañado profundamente que no se haya incorporado en dicha modificación de la Ordenanza de Movilidad la redacción, ya existente y que era un enorme paso adelante para la seguridad y para la normalización normativa de la bicicleta en la ciudad de Madrid, de la redacción normativa sobre bicicletas que el Ayuntamiento tiene ya preparada desde 2012.

Dicho texto, denominado “Proyecto de modificación de la Ordenanza de Movilidad. Sección 2ª-Bicicletas”. Artículo 16 y del 18 al 24, de noviembre de 2012, que nos fue presentado, en aquel entonces, en la Comisión de Seguimiento del Plan Director y que mejoraba sustancialmente la anterior redacción en lo que se refería a la seguridad normativa de las bicicletas y los ciclistas, contaba con el visto bueno de las asociaciones ciclistas en la susodicha Comisión, y era esperado como agua de mayo para evitar situaciones de inseguridad jurídica en un ámbito, como el del uso de la bicicleta en la ciudad, en clarísima expansión, con todos los beneficios sociales que eso supone, entre los que se encuentra, precisamente, el de disminuir las emisiones de contaminantes a la atmósfera.

La razón para que ese texto no se aprobara en su día, se nos dijo que fue que se estaba a la espera de la modificación del Reglamento General de Circulación, de ámbito estatal, que se decía entonces inminente, pues las noticias eran que esa modificación estatal podría incorporar algunos de los puntos de la redacción municipal sobre bicicletas anteriormente expuesta, evitando así la reiteración y contribuyendo a la higiene y simplicidad normativa.

Toda vez que dicho Reglamento General de Circulación fracasó en su intento de modificación y el gobierno anunció que no se haría, creemos que no hay motivos para esperar a incluir el texto normativo sobre las bicicletas en la modificación de la Ordenanza de Movilidad de la Ciudad de Madrid, ahora revisada.

Nuestra extrañeza es aún mayor cuando el representante de la Mesa Nacional de la Bicicleta en la Mesa de la Movilidad del Ayuntamiento de Madrid lo pidió expresamente el pasado mes de noviembre en la reunión de esa Mesa. Asimismo se pidió el 30 de noviembre de 2015 por correo electrónico al Coordinador de Medio Ambiente y Movilidad, como una petición expresa de la Mesa Nacional de la Bicicleta.

Por todo ello, solicitamos que teniendo por presentado este escrito, se sirva admitirlo y tenga por manifestadas dichas alegaciones, incorporando el texto normativo sobre bicicletas redactado por el Ayuntamiento de Madrid: “Proyecto de modificación de la Ordenanza de Movilidad. Sección 2ª-Bicicletas” en la presente modificación de la Ordenanza de Movilidad del Ayuntamiento de Madrid.

En Madrid, a 23 de febrero de 2016