Pedalibre

Asociación cicloturista y de ciclismo urbano


25 comentarios

Postura de Pedalibre sobre la Casa de Campo

DSCN4057

Tras la presentación de la “Guía del buen uso y disfrute de la bicicleta en la Casa de Campo” por parte del Ayuntamiento de Madrid y la Plataforma Salvemos la Casa de Campo, cuyas recomendaciones firmó Pedalibre, se ha generado un cierto malestar entre algunos ciclistas. Es por ello que desde Pedalibre queremos explicar nuestra postura, para que no haya equívocos.

La guía la podéis ver aquí y aquí

Pedalibre fue invitada a revisar el contenido del folleto, cosa a la que accedimos para intentar dar nuestro punto de vista en cada momento.

Desde el primer momento dejamos claro que no veríamos bien el camino de la prohibición y si el de la convivencia y la recomendación. Es por ello que al final se habla de los firmantes como grupos que apoyan las “recomendaciones” del folleto.

Los únicos dos puntos que se pueden interpretar como prohibiciones son los siguientes:

1) La limitación de la velocidad máxima a 20 km/h.

Como se explica en el folleto: “Como norma general, la velocidad máxima permitida es de 20 km/h., salvo señalización específica”.

Esto no es nada nuevo. Lleva señalizado como tal en la propia Casa de Campo desde hace mucho tiempo. Se puso seguramente para limitar la velocidad de los, afortunadamente pocos, vehículos a motor que aún transitan por ella. La bicicleta es un vehículo a los efectos de la Ley de Seguridad Vial y del Reglamento General de Circulación. Por lo tanto ha de cumplir las mismas normas.

Pedalibre, como asociación garante de la bicicleta desde 1982, no puede ir aconsejando a los ciclistas que se salten la norma. No podemos ir exigiendo respeto y luego ignorar nuestras obligaciones.

2) Prohibición de transitar por determinadas vías

El folleto, además, dice: “Las vías en que está permitido el uso de la bici son los carriles-bici, los viales asfaltados y los caminos de firme compactado”. Y luego se indica “Está prohibido el uso de la bici por sendas y campo a través”.

Esto tampoco es nuevo. Es una normativa que existe desde 1985 y que atañe a todos los parques de Madrid. Se trata de la Ordenanza General de Protección de Medio Ambiente Urbano, que no ha sido ni derogada ni cambiada en el texto que nos afecta y que dice en su capítulo V, artículo 216:

Las bicicletas y motocicletas sólo podrán transitar en los parques, plazas o jardines públicos, en las calzadas donde esté expresamente permitida la circulación de vehículos y en aquellas zonas especialmente señalizadas al efecto.

El estacionamiento y circulación de estos vehículos no se permitirá en los paseos interiores reservados para los paseantes.

Los niños de hasta diez años podrán circular en bicicleta por los paseos interiores en los parques, siempre que la escasa afluencia de público lo permita y no causen molestias a los demás usuarios del parque.

Durante los años noventa y principios del 2000, Pedalibre hizo varias solicitudes al Ayuntamiento en el sentido de cambiar esta normativa, para no hacerla tan estricta, abogando por una adecuada regulación y concienciación, no por una prohibición taxativa. No se nos respondió o cuando se hizo fue negativamente. Cierto es que en los últimos años, visto que el uso de la bici se incrementaba y no había persecución en este sentido, dejamos esas peticiones en un segundo término. Especialmente cuando en el último borrador de la modificación de la Ordenanza de Movilidad presentado por el Ayuntamiento de Madrid en la Comisión de Seguimiento en el año 2012, pero que aún no se ha aprobado, se consiguió por medio de los colectivos ciclistas, incluido Pedalibre que colaboró muy activamente en la redacción, que se dijera lo siguiente en su artículo 18-2:

En el interior de parques y jardines públicos urbanos, las bicicletas podrán circular por los paseos pavimentados de más de 3 metros de ancho, teniendo estos paseos la consideración de senda ciclable, por lo que el ciclista deberá circular a velocidad moderada y la prioridad será siempre del peatón. Sí podrán circular por el resto de paseos los menores de 12 años, siempre respetando la prioridad peatonal y cuando la escasa afluencia de público lo permita y no causen molestias a los demás usuarios del parque. En zonas forestales y parques suburbanos, las bicicletas podrán circular por los caminos interiores con la prioridad peatonal propia de las sendas ciclables, realizando una conducción responsable que evite poner en peligro a los peatones que circulen por los mismos.

La Casa de Campo se considera un parque suburbano. Creemos que ese texto era el camino, pero por desgracia este borrador quedó en espera de que se aprobara la modificación del Reglamento General de Circulación, de ámbito estatal, cosa que jamás ocurrió.

CIMG3942

Pedalibre piensa que la inmensa mayoría de los ciclistas son respetuosos y que por sólo unos pocos que no lo son, los demás no deben pagar por culpa de ellos. Pero también creemos que si una norma no nos gusta debemos luchar por cambiarla, no solicitar a nadie que contravenga a una normativa en vigor. Eso sería una irresponsabilidad.

Pedalibre aboga por la regulación y no por la prohibición. Ello no quita que en dicha regulación haya que tener en cuenta, tras los pertinentes estudios y escuchando a todas las partes implicadas, los posibles impactos que algunas prácticas ciclistas puedan ocasionar sobre algunas sendas o sobre los caminantes. Pero estamos convencidos de que hablando se entiende la gente.

Desde el Ayuntamiento se llegó a un consenso de todos los grupos políticos hace unas pocas semanas para redactar y aprobar una modificación de la Ordenanza de Movilidad. Es el momento de cambiar las cosas y regular de forma adecuada este asunto. Esto no quita que hayamos creído necesaria la campaña para el respeto al peatón, dado que se han observado algunos comportamientos inadecuados de una minoría de ciclistas a la que hay que hacer entender que el espacio es de todos, que el peatón ha de tener la prioridad y que la normativa vigente (nos guste o no) hay que respetarla.

Desde Pedalibre hemos pedido al resto de firmantes del folleto que tengamos una reunión con IMBA, como representante de los ciclistas de mountain bike.

Pedalibre tiene como base de su existencia la defensa de la bicicleta como medio de transporte y de ocio, entre lo que se incluye la Casa de Campo, entorno que conocemos bien desde nuestra asociación. Queremos recordar que Pedalibre ha participado en las convocatorias de la Plataforma Salvemos la Casa de Campo, durante muchos años, para el cierre al tráfico motorizado de la Casa de Campo, además de actuaciones propias, tanto reivindicativas como didácticas en los últimos 30 años dentro de este pulmón madrileño. Seguramente muchos de los ciclistas que ahora critican a Pedalibre no son conscientes de que Pedalibre ha sido parte activa en estas mejoras en Casa de Campo.

DSCN5839

Actividad reivindicativa de Pedalibre en Casa de Campo en el año 2004

Nuestro afán por mejorar y defender el uso de la bicicleta no puede hacernos olvidar la defensa del más vulnerable, el peatón y el caminante (algo que somos todos), así como la preservación de este entorno natural, pero dentro de una racionalidad que no impida el disfrute (adecuado, solidario y medioambiental) de la Casa de Campo por parte de los ciclistas. Y, desde luego, siempre dentro de la legalidad.