Pedalibre

Asociación cicloturista y de ciclismo urbano

Carta al conductor que me pitó tres veces en la subida de Campoamor

28 comentarios

Campoamor-light

Autor de la foto: Joaquín Moreno

Ya se notaba desde el inicio de la cuesta que, con tu vrrrruuuum vrruuuum, tenías algo que decirme.

Yo seguía a mi ritmo de bici, dejándote a mi izquierda todo el espacio que podía por si hubieras sido una moto u otro vehículo pequeño pero no, no cabías.

No puedo ni quiero tomar el riesgo de acercarme más a la fila de coches aparcados a mi derecha.

Y llega el primer pitido.  Te entiendo, te escucho, y me empeño, pero no dejas de soltar tu irritación con un segundo pitido que casi se pierde con el ruido de tu motor.

Es una suerte que no puedas adelantarme en esta calle estrecha, que estaría yo tragando todo el humo de tu coche enfurecido, cuando más oxigeno necesito.

Y casi llegamos al final de la calle.  Yo todavía más animada a la vista del semáforo en verde, a unos pocos metros. Y tú soltando este tercer bocinazo que me quita toda la energía.  Me desinflo como un globo, mis piernas dejan de funcionar y mi bici se para en plena cuesta.

Miro atrás, con cara de desánimo que dice “no se puede pitar”, “no se puede faltar tanto el respeto a una bici que está en su sitio en el tráfico”.

Sales del coche para hablar conmigo, y me encanta.  Tenemos tanto que decirnos.  Pocos son los conductores que se atreven a dejar el ámbito protegido de sus coches.

Me dices que vives en Basilea y que allí eres ciclista.

–    Pero ¿por qué no lo eres en Madrid también, donde tanto te necesitamos? ¿Y te pitan los coches en Basilea?
–    No, porque no voy por el centro del carril.
–    Pues, igual allí tienes la suerte de tener tu propio espacio, en forma de carril bici…

Y yo, que siempre llevo copias de la normativa… ¡Se me acabaron todas!

Como me ves secar unas lágrimas que se me caen por las mejillas (tengo alergias que empeoran mucho con la contaminación), piensas que me has hecho llorar y no sabes cómo disculparte.  Me hace mucha gracia.  Y a ti se te quita toda la rabia. La adolescente que iba en el asiento pasajeros de tu coche, tapándose la cara por la vergüenza que tenía de viajar contigo, ahora nos mira con cara de incredulidad.

Como el semáforo se vuelve a poner en verde, y para no retrasar al tráfico que se nos va acumulando por detrás, tiramos para adelante.

Pero creo que a los dos nos hubiera gustado seguir charlando detrás de un buen café, buscando juntos maneras de convivir entre coche y bici.  Hubiera escuchado tu desesperación por tener que ir a tan poca velocidad. Te hubiera podido repetir cuánto duelen los pitidos a los oídos que no van protegidos por la cáscara de un coche, y lo grosero que es el mensaje que conllevan (“¡Quítate de allí, que me estorbas!”).

Pues, verás la cantidad de soluciones que hay:

  • Muévete en un vehículo más pequeño, que montado en bici, por ejemplo, me habrías adelantado sin problema.
  • Quitemos una de las dos filas de coches aparcados.  Así recuperamos espacio para darles a los peatones la acera que se merecen, quedando espacio para la bici que, además, podrá circular sin miedo a la repentina apertura de puertas.
  • O elige un recorrido por calles más anchas, dejando las calles tranquilas para el tráfico más tranquilo.

No sé si me leerás, o si me leerán los que inevitablemente van a tener que seguir subiendo esta cuesta a ritmo de bici, porque, hasta que se quiten unos coches de las calles, no tenemos más remedio que compartir el poco espacio que queda, de la mejor manera posible y con mucho respeto el uno por el otro.

Me pongo a la búsqueda de un blog para automovilistas, que son a quienes realmente se dirige esta carta.

Saludos y ánimo a todos los que compartimos la vía pública.

Clarice Woitrin Bricteux

 

Anuncios

28 pensamientos en “Carta al conductor que me pitó tres veces en la subida de Campoamor

  1. Fabulosa tu reacción, tanto en la calle como escribiendo esta carta. ¡Olé!

  2. Gracias Clarice por tu relato

    al final hasta podría entrar en un concurso de relatos cortos , y ademas basado en una historia real , que mas se puede pedir ¡

    me ha encantado el tono , que alegria da cuando conseguimos escuchar , entender y explicar en definitiva cuando conseguimos comunicarnos ,

    las diferencias se empequeñecen o por lo menos hay oportunidad para el Dialogo

    Genial Clarice , me ha encantado la forma de exponer lo que te ocurrió

    Alegria hasta que acabe el día .

    Joaquin

    …………….__o ………….._ \<,_ ………….(_)/..(_)…………….

  3. A mi también me gusta el tono y la calma de Clarice. Ójala siempre seamos capaces de respirar 2 veces antes de enfrentarnos a una situación estresante que nos pueda llevar a una confrontación.

    Ya vemos cómo el resultado siempre es más edificante si conseguimos afrontarla con calma. Gracias Clarice por contarnos este ejemplo, siempre emulable. Me trae a la mente la frase de Gandhi “Be the change you wish to see in the World” 🙂

  4. Pese a que aplaudo tu comportamiento hay que tener en cuenta un par de cosas.

    Al igual que hay una velocidad máxima, también hay una velocidad mínima. Si tu vehículo no puede alcanzar dicha velocidad, no se te permite circular por dicha vía. Por eso los ciclomotores y los vehículos que no alcanzan 60Km/h no tienen permitido circular por autovía.

    Al igual que la carretera no es mía, tampoco lo es tuya, está igual de prohibido circular a 150 Km/h que a hacerlo 15.

    Lo siento, vas en bici, cuesta arriba, te cansas. Lo entiendo perfectamente, al igual que espero que entiendas que las bicis pueden circular por los arcenes y las aceras, los coches no.

    La carretera que va a mi pueblo está llena de tramos en los que está prohibido adelantar durante mucha distancia.

    Hace algunos años, me encontré con un ciclista profesional que estaba entrenando, delante de él iba un coche, a su misma velocidad, supongo que para darle asistencia. Ambos circulaban a una velocidad de 25 Km/h en una carretera en la que la velocidad máxima era 100, lo cual implica una velocidad mínima de 50Km/h. No se podía adelantar.

    Ahora imagínate que tengo prisa, llego tarde por la razón que sea. Salí de mi casa sabiendo que iba a circular a una velocidad entre 90 y 100 Km/h sin quebrantar ninguna ley. Sin embargo ahora me encuentro circulando a la cuarta parte de esa velocidad, el tiempo que había calculado para llegar a mi destino se multiplicará por cuatro. Salí de casa un rato antes para tener un poco de margen, pero no me va a servir de nada.

    Me pongo nervioso, no se debe conducir nervioso, pienso “está prohibido adelantar, pero también está prohibido circular a esa velocidad”, sin más dilación adelanto en un tramo en el cual está prohibido hacerlo poniendo en riesgo mi vida, la de las personas que van delante, y la de posibles terceras personas que puedan venir circulando de frente.

    Por suerte, no lo hice, pero no ha sido la única vez que me ha pasado, me he encontrado tractores con una velocidad máxima de 30 Km/h (con su correspondiente señal trasera) circulando por vías en las que el mínimo es de 45 o 50.

    ¿Donde empiezan los derechos de los ciclistas y donde terminan los de los conductores.

    Como tú has dicho, compartimos la vida pública. Tengo mi derecho a circular por ella a la velocidad establecida, sin obstrucciones.

    • ….al igual que espero que entiendas que las bicis pueden circular por los arcenes y las aceras, los coches no…

      Las bicicletas NO pueden circular por las aceras, al menos en Madrid, lo prohibe expresamente la ordenanza de movilidad. Sin embargo SÍ pueden circular por el centro del carril, como estaba haciendo correctamente Clarice, independientemente de que el del coche que vaya detrás tenga prisa; la ciclista de esta historia estaba en su derecho de circular sin tener porqué aguantar ser acosada por un conductor de coche; me pregunto si ese mismo conductor se pone también a pitar como un loco cada vez que se encuentra con un atasco, el camión de la basura o un control de policía paralizando el tráfico…

    • Pues entonces, te habrás dado cuenta de que muy a menudo, no es el ciclista el que te retrasa, sino los coches que se acumulan en estas calles estrechas en hora punta. Y en calles menos estrechas, son los coches en doble fila los que nos estorban a todos.
      Te aseguro que no me hace ninguna gracias ralentizar a los coches. Siempre que pueda, me pongo de lado, pero no siempre caben los coches en el espacio que queda.
      La solución existe y es bastante sencilla: quitamos unas líneas de aparcamiento y se resuelve el problema del adelantamiento. Todos andaremos más felices. Mientras tanto, sigo con la satisfacción de ocupar mucho menos espacio que los que se desplazan solos en un coche. ¿Acaso esto no compensa mi velocidad mas pacífica que la de vuestros automóviles?

      Ah, y deja de mandarme a la acera. Mi sitio es el carril, en el centro además, tal como me lo indica la normativa.

    • Hola Sergio.

      Me sorprende que te moleste que un ciclista te impida el paso, y sin embargo no te moleste que dos filas de coches aparcados te estén quitando dos carriles.

      O que te moleste que un ciclista te impida el paso, y sin embargo te tragues los atascos -producidos por coches, principalmente- con resignación.

      Yo no sé si en ciudad existe una velocidad mínima para circular por la calzada. Entiendo que no, porque entonces, ¿qué hacemos en un semáforo?

      En carretera, sí. Pero sé que a la bicicleta le está permitido circular por la calzada, y no por la acera. De modo que, si no puede ir más deprisa, porque es imposible, el que venga detrás se tendrá que aguantar.

      Igual que los ciclistas aguantamos los atascos -que, no sé si te habrás dado cuenta, siempre son producidos por tráfico a motor- y no pitamos cuando nos encontramos coches bloqueándonos el paso.

      Cuando dices que tienes derecho a circular por la vía a la velocidad establecida, y sin obstrucciones, te equivocas. Te equivocas mucho. Esa frase implica que tú tienes un derecho, independientemente de lo que pueda ocurrir, e independientemente de los derechos de los demás. Piensa que un ciclista, igualmente, tiene derecho a circular por la calzada. Por todas las calzadas salvo las autopistas y, en su caso, las autovías.

      El que tú tengas un trazado previsto y el tiempo calculado para recorrerlo no te da el derecho a hacerlo sin obstáculos, al contrario de lo que piensas. ¿Qué pasa si te encuentras un accidente? ¿Te vas a quejar? ¿vas a pitar? Alegarás que un accidente es inevitable. Bueno, yo alego que habría sido evitable si el conductor o el causante del accidente hubiera prestado la atención debida.

      La calle es tanto del ciclista como tuya. Eso implica que ni tú tienes más derecho que él ni él más que tú. Al que le toque ir detrás, le ha tocado, y el que vaya delante, suerte que tiene. No le puedes exigir que se quite de la calle por ir despacio, igual que él no te puede exigir que te quites de la calle por provocar atascos y por contaminar.

    • “Por eso los ciclomotores y los vehículos que no alcanzan 60Km/h no tienen permitido circular por autovía.”

      La bici es un vehículo que NO suele alcanzar los 60 km/hora pero sí pueden circular por los arcenes de las autovías si no hay una señal que lo prohíba y si no hay rutas alternativas por carretera convencional.

    • El automóvil tiene que mantener siempre una distancia minima de metro y medio cuando adelanta a un ciclista, lo demás es contar milongas. Si te pillan conductor, achuchando a un ciclista, ajalament te metan la del pulpo por listo. Respeta y serás respetado.

  5. Infinidad de veces, todos los días vivo experiencias similares, no siempre pitan pero desearían hacerlo. Pero me muero de la risa cuando llego al semáforo y los vuelvo a pasar, a todos esos que tienen tanta prisa por las mañanas y te adelantan con sus “vruuuum” “vruuuuum” incluso a veces poniendo en peligro sus preciosas latas (si es que resultarían dañadas con algún arañazo) y a mí. Y los vuelvo a pasar, y no aprenden, porque cuando me alcanzan de nuevo en el tramo correspondiente, se repite la historia. Y me los vuelvo a encontrar en el siguiente semáforo, y los vuelo a pasar, y me miran con ojos asesinos, y lo siento mucho por ellos porque llegarán a sus trabajos bastante enfadados mientras que yo llego con la circulación activada cuando menos y feliz, sin pensar en dónde voy a aparcar ni problemas similares (beneficios que ya conocemos de moverse en bici). ¿Lo peor de todo esto? Que casi siempre, esos “conductores”, por llamarlos de alguna manera, van enlatados con sus descendientes de edades más tempranas, y estos van tomando apuntes, y mucho me temo que por cada uno como el del artículo que se muera de la vergüenza y NO copie el comportamiento de su progenitor/a, habrá cientos de ellos que sí lo copien. Y así, la historia, desafortunadamente, se repetirá, y se repetirá, y se repetirá…

    • Brillante comentario…

    • Hombre no parar en los semáforos también está muy mal, los ciclistas igual que los conductores de coches deben respetar los semáforos y por desgracia esto es algo que muchos no respetan, tanto conductores de vehículos como de bici…y en ambos casos está muy mal, descojonate de risa pero respetando las normas

      • Lejarreta, en mi lugar tu, fuera de tu lata auhmeante, harías lo mismo,pasar en rojo con prudencia, aprovechar el paso de cebra, pirarte por la acera y muchos etcs. Tu estás atado a tu lata, porque no te queda más remedio o porque no sabes andar en bici. Tu te lo pierdes, y mira que tengo casi 70 años, pero mi coche duerme en el garaje por si acaso. Hay que ponerse las pilas que la Madre Tierra no te pierde de vista.

      • Quisiera aclarar que la autora de este artículo no ha dicho en momento alguno que se haya saltado norma alguna y la conozco y tampoco lo hace en su devenir diario en bicicleta. Lo digo porque una cosa son las opiniones personales de quienes aquí digan hacer lo contrario y otra es la que algunos mantenemos de que las normas si están mal hechas hay qeu cambiarlas, pero no incumplirlas, a no ser que atenten contra tu seguridad, que no es el caso del semáforo en rojo. Como bien has apuntado hay quien lo hace mal tanto en un lado como en otro. Ambos están mal, aunque ambos no tengan la misma capacidad de generar riesgo a los demás.

  6. Por debatir la soluciones un poco y no acaparar los derechos de uno a costa del otro:

    “Muévete en un vehículo más pequeño, que montado en bici, por ejemplo, me habrías adelantado sin problema.” – También podrías tú moverte en un vehículo más rápido para que no hiciese falta adelantarte.

    “Quitemos una de las dos filas de coches aparcados. Así recuperamos espacio para darles a los peatones la acera que se merecen, quedando espacio para la bici que, además, podrá circular sin miedo a la repentina apertura de puertas.” – Claro, encima quita los pocos espacios que ya hay de aparcamientos para que los coches tengan que dar el doble de vueltas buscando donde aparcar. Digo yo también que si los coches son 10 veces más grandes que las personas necesitarán 10 veces más espacio para moverse. Que lo de los bulevares enormes queda muy bonito pero son menos funcionales que otra cosa.

    “O elige un recorrido por calles más anchas, dejando las calles tranquilas para el tráfico más tranquilo.” – Claro, como todos los caminos llevan a Roma…

    • El problema es que un coche ocupa 10 veces más espacio que una bici, y en Madrid no hay suficiente espacio para todos.

      Por otro lado, grave error el de considerar que creando más plazas de aparcamiento habrá menos coches buscando sitio para aparcar…..todo lo contrario; los aparcamientos atraen más coches y al final la situación empeora, parece mentira que no lo hayamos aprendido después de más de 40 años cometiendo el mismo error.

    • ¿”Moverme en un vehículo mas rápido”? ¿Y añadir a la falta de espacio en las ciudades, a la contaminación, al ruido, y a muchos otros inconvenientes? Nunca haría esto a mis compañeros ciclistas, te lo prometo!

      Cuanto más ciclistas en las calles, menos aparcamientos de coches necesitamos. Es cuestión de encontrar el equilibrio, y todos tenemos un papel que jugar en esto.

  7. Estupendo relato. Real como la vida misma. No sé si hay que andar en bici para entenderlo o está al alcance de cualquiera, porque la realidad es esa, para muchos somos algo que resulta molesto.

    Mi solidaridad.

  8. Sí, está claro que mantener la calma suele ser muy efectivo en estos casos, (lo que no siempre es fácil), y hace que el agresor acabe avergonzándose de su conducta y probablemente no la repita. Gracia Clarice por tu buen ejemplo.

    Pero me temo que la generalización de los ciclocarriles en el centro de la ciudad sin haber adoptado medidas de limitación a la entrada de coches va a crear muchos conflictos de este tipo, y por desgracia no todos acabarán bien…

  9. me parece un hecho historico que un ciclista se pare en un semaforo en rojo!!!!

    • Pues sí, aún hay personas que paramos la bici en los semáforos en rojo; también hay personas que cruzamos por los pasos cebra, que damos los buenos días en el ascensor, que cedemos el asiento del bus a una señora mayor o a una embarazada… Quizás sea porque ya dejamos atrás los 60 años y fuimos a una escuela rural unitaria en que los maestros, y primero nuestros padres, nos enseñaron RESPETO antes que las letras. No usemos el mismo cajón para meterlo todo, Sr. Escéptico.

  10. Interesante comentario de Sergio cuando expone el problema de encontrarse con vehículos lentos (ciclistas, tractores, etc.) a los que “no puede adelantar”, según él, por circular por una carretera con línea continua, supongo: ¿es eso? Quizá Sergio no sepa que, de hecho, SÍ puede adelantar a ciclistas, o a tractores, o a cualquier vehículo lento, cuando circula por una carretera con línea continua y no viene nadie en sentido contrario, incluidos ciclistas por el arcén contrario.

  11. Hola Jucamola.

    En respuesta a tu primera frase, no hace falta adelantar a la ciclista.

    En respuesta a la segunda, los coches son los vehículos que más espacio tienen reservado para sí en una ciudad. Son unos privilegiados. Aparcamiento en casi todas las calles, prácticamente toda la ciudad se puede recorrer en coche, todo está pensado para el coche. Yo no pido menos sitio para el coche, sólo pido el mismo sitio para las bicicletas que para los coches. ¿Es posible? No, ¿verdad? Entonces, ¿por qué el coche tiene más derechos? ¿porque hay más coches que bicis? Cambia la ecuación y verás qué fácil es darle más derecho a las bicis que a los coches, con los mismos criterios.

    Si los coches son 10 veces más grandes que las personas, a lo mejor no deberían poder acceder a lugares donde el espacio es limitado.

  12. En el distrito centro, los coches circulan a una media de 11 km/h. Una bici lentita alcanza eso sin problemas. Si el criterio es que el lento debe de dejar paso al rápido ya sabemos quien debería de apartarse.

  13. Afortunadamente soy conductor, por que no me queda otra remedio, y por otro lado también ciclista, así que sufro y disfruto con ambos.

    Seguro que muchos de los defensores del automóvil que hablan de que la bici entorpece, son los que se colocan en la autopista a 100 km/h por el carril izquierdo o central y que no hay manera de que se quiten, porque como la carretera es sólo suya no importan los demás.

    Se trata de tener simplemente civismo y respetar a los demás, tanto andando, como en bici o conduciendo, no hay ni que conocer la normativa, sólo ponerse en el lugar de los demás.

    Yo ya lo digo, cada vez que cojo el coche me gusta más la bici

    Saludos

  14. Preciosa carta. Gracias por la misma y porque pones palabras a lo que tantas veces, tantos, pensamos.

  15. Pingback: 10 señales inequívocas de que montas en bici por Madrid | Madrid en Bicicleta