LA BICICLETA COMO PARTE DE LA SOLUCIÓN DE LA CRISIS E IMPULSORA DE UNA NUEVA MOVILIDAD POSTCOVID-19

En bici contra el Covid-19.
¿Aprenderemos de esta crisis?
La bicicleta es parte de la solución.

¿Aprenderemos de esta crisis?

#EnBiciContraCovid19

La planificación de los futuros escenarios es consustancial con una buena practica política. La actual situación creada por el COVID-19 ha traído una serie de cambios inimaginables tan solo hace un mes. Es pues, una experiencia extraordinaria con gran impacto en el ámbito económico, de salud, medioambiental, cultural y de hábitos ciudadanos, de la que no podemos abstraernos.

Esta crisis nos ha provocado cambiar las prioridades y situar en primer plano la salud, los cuidados y la atención a las personas vulnerables: su manutención, atención y acompañamiento.

Somos testigos de una nueva forma de vida, alejada de muchas de las actividades que considerábamos como esenciales y que, tal vez, no lo son tanto. Una experiencia que nos ha traído muerte, enfermedad y la imposibilidad dramática de no podernos despedir de nuestros seres queridos.

Pero también un escenario nuevo donde podemos ver cambios en nuestro entorno difíciles de imaginar hace bien poco: una ciudad prácticamente vacía, silenciosa, con aire limpio, pero sobre todo, hemos sido capaces de cambiar radicalmente nuestro modo de vida, capacidad que creíamos harto difícil por nuestras costumbres fuertemente asentadas y nuestra natural resistencia al cambio.

Aprender, adaptarnos y plantear nuevas soluciones ante nuevas realidades debe ser consustancial a nuestra forma de organizarnos. Nuestra supervivencia como especie depende en gran medida de ello.

El cambio climático, la creciente contaminación, la reducción de la biodiversidad, el modelo económico imperante de sobreexplotación de recursos, la macroproducción agropecuaria, el constante movimiento de personas y mercancías, etc. son factores que han intervenido en crear y propagar esta epidemia hasta convertirla en PANDEMIA.

En frente, una política de prevención y de salud pública, un sistema sanitario, las directrices científico-técnicas, una dirección política, el sistema de abastecimiento o nuestro modelo de movilidad, contribuyen, dependiendo de cual y cómo sea, a suavizar o intensificar sus efectos.

Cuando todo haya pasado o esté próximo a pasar, no podemos volver sin más a la situación anterior. Tal y como decía un artículo publicado recientemente Causalidad de la pandemia, cualidad de la catástrofe, no hay normalidad a la que regresar cuando aquello que habíamos normalizado ayer nos ha llevado a esto que hoy tenemos.

UNA POLÍTICA DE MOVILIDAD DIFERENTE PARA UNA REALIDAD DIFERENTE

El Covid-19 es un virus y su transmisión no difiere en exceso de otros. Las recomendaciones repetidas incesantemente por las autoridades sanitarias son efectivas y tal vez no debamos olvidarlas una vez que dejemos atrás esta crisis.

Preservar las distancias de seguridad es una de las medidas más importantes por su carácter doble: evita la transmisión y protege del contagio. Tenerla en cuenta de cara a introducir cambios, sería una forma de acertar con esos cambios.

Desplazarse en bicicleta ha demostrado en estas semanas de crisis y, siempre de acuerdo con los desplazamientos autorizados en el estado de alarma, una de las alternativas más seguras para el usuario y beneficiosas para la sociedad.

A este respecto, es importante recordemos que las enfermedades no transmisibles, como la diabetes, el cáncer y las enfermedades cardíacas, son responsables de más del 70% de todas las muertes anuales en todo el mundo, es decir, de 41 millones de personas. Esto incluye a 15 millones de personas que mueren prematuramente, entre los 30 y 69 años. Y es que el aumento de estas enfermedades se debe a cinco factores de riesgo principales: el tabaquismo, la inactividad física, el consumo nocivo de alcohol, las dietas poco saludables y la contaminación del aire. Estos factores de riesgo también exacerban los problemas de salud mental, que pueden originarse desde una edad temprana.

El uso cotidiano de la bicicleta actúa directamente sobre dos de ellos -inactividad física y contaminación- e indirectamente en el resto. Por tanto, el ejercicio moderado de una práctica ciclista habitual (movilidad activa) sirve para preservar y mejorar nuestra salud.

Por otro lado, los graves efectos de la contaminación sobre la salud son múltiples: enfermedades respiratorias como el asma, la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o el cáncer de pulmón; enfermedades cardíacas o cerebrovasculares u otras enfermedades no transmisibles, como hipertensión arterial y diabetes, provocando la terrible cifra de 8,8 millones de muertes prematuras. Número escandaloso propio de la más grave PANDEMIA y deudora de medidas tanto o más radicales como las del Covid19 hasta el punto que en 2019, la OMS la consideró como “el mayor riesgo ambiental para la salud”
A esto se añadiría una reciente investigación de la Universidad de Bolonia que ha mostrado la relación directa entre la contaminación ambiental con la velocidad de propagación del coronavirus en el norte de Italia, razón por la cual y ante las evidencias del estudio, los investigadores italianos han solicitado contención de la contaminación.

¿Y qué hace Madrid? Obviar todo esto y seguir ninguneando a la bicicleta, algo que no ocurre en otras ciudades de Europa o América. La propia ECF (European Cyclist´s Federation) y muchas ciudades han impulsado, recomendado y alentado especialmente su uso en esta crisis para el desplazamiento de personas y mercancías, como Copenhague o Ámsterdam; facilitado el uso de las bicicletas públicas y apertura de talleres como en Berlín o París; creando corredores ciclistas en grandes avenidas como Bogotá, Berlín o Nueva York, proporcionando bicicletas a los sanitarios como en Londres o ajustando los semáforos para favorecer y hacer más fluido el tránsito ciclista y peatonal como en Bruselas.

EL ROTUNDO FRACASO DE LA BICI EN MADRID

Como decíamos y comentamos en nuestra anterior entrada, Madrid no solo no recomienda el uso de la bici, sino que lo dificulta extraordinariamente, bloqueando parte de las rutas ciclistas (cierre de Parques, Anillo Verde o Madrid Río) y cerrando el servicio de bicicletas públicas Bicimad bajo la excusa de que su uso es muy residual.

Lo cual no deja de ser cierto, a la vista de la última encuesta domiciliaria de movilidad publicada (EDM-18). Y eso, a pesar de que la distancia media recorrida en otros medios de transporte: coche, moto y TP, son distancias fácilmente asumibles con la bicicleta.

Este bajísimo uso explica en parte, la invariable identificación generalizada de la bicicleta con el deporte y el ocio y las suspicacias (por ser suaves) de los encargados de velar por el cumplimiento del estado de alarma, pese a que el Real Decreto y el informe de la Abogacía del Estado, es claro al respecto.

Todo hace que las políticas que se han llevado a cabo en Madrid desde hace 15 años para fomentar la bicicleta, sean un rotundo fracaso y las decisiones que afectan a la bici en la crisis del coronavirus, un auténtico despropósito.

Pero esta triste realidad no debe ser motivo de abandono de la bici, todo lo contrario. Muchas veces el éxito viene precedido de fracasos.
Por ello, la Asociación Pedalibre, a la vista de la experiencias de otros lugares y del retraso endémico que adolece nuestra ciudad, instamos al Ayuntamiento de Madrid a que implemente de manera urgente una serie de medidas con el objeto de impulsar la bicicleta, consolidar su uso y avanzar hacia un modelo de movilidad que desde el punto de vista de la salud, sea más seguro y efectivo, que actúe como medida preventiva ante posibles repuntes infecciosos y contribuya al fortalecimiento del sistema inmunológico de la población (movilidad activa).

La crisis en la que estamos puede suponer un cambio del mismo modo que lo fue por ejemplo la crisis del petróleo en el 1973 para los Países Bajos. Aprovechémoslo y hagamos lo que hemos demostrado que podemos hacer: cambiar para mejorar.

PROPUESTAS

Propuestas para la crisis del COVID 19 e ir saliendo escalonadamente de ella

• Declaración de la bicicleta como vehículo prioritario. Campañas de utilización: solo para desplazamientos autorizados, trayectos exentos de rodeos, etc. y difusión de medidas de prevención para su uso: distancias de seguridad, desinfección bicicletas públicas, etc..

• Cesión de bicicletas al personal que desempeña su trabajo en áreas esenciales como la sanitaria, para sus trayectos residencia-trabajo-residencia.

• Creación provisional de zonas de aparcamiento de bicicletas en los centros receptores de desplazamientos: hospitales, residencias temporales, etc..

• Creación de corredores ciclistas temporales (previo a ser definitivos) por ejes principales que comuniquen de este a oeste y de norte a sur la ciudad sin rodeos. Que conecten los principales centros hospitalarios y estructuren mínimamente la ciudad. Se podrán emplear materiales de fácil implementación como pintura, conos, jardineras, bloques de hormigón, etc. o reconvirtiendo tramos de carril bus a carril bici:

  • Avda. de los Poblados – Avda. Andalucía – Avda. Córdoba – Legazpi – P. Delicias – P. Prado – P. Recoletos – P. Castellana
  • Princesa – Gran Vía – Alcalá – Avda. Logroño
  • Avda. Albufera – Ciudad de Barcelona – Gl. Emperador Carlos V – Atocha
  • Av. Moncloa – RF Villaverde – Joaquín Costa – Francisco Silvela – Dr. Esquerdo – Pedro Boch, etc.
  • Pl. Castilla – Bravo Murillo – San Bernardo
  • Avda. Reyes Católicos – Cea Bermúdez – José Abascal – María de Molina – López de Hoyos
  • Pl. Elíptica – Sta. María de la Cabeza – Gl. Emperador Carlos V
  • Avda. Filipinas – Rio Rosas
  • Gral. Ricardos • Avda. Gral. Perón – Concha Espina – Ramón y Cajal – J. Silva – Moscatelar – Silvano – IFEMA
  • GV San Francisco – R. de Toledo – R. Valencia – R. Atocha – Gl. Emperador Carlos V
  • Arturo Soria – Institución Libre de Enseñanza – Fuente Carrantona – Pablo Neruda
  • Cuesta de San Vicente
  • Etc.

• Apertura parcial de los parques, en lo que se refiere a rutas ciclistas consolidadas: Paseo de Fernán Núñez o de Uruguay en El Retiro, la senda bici de Madrid Río, Anillo Verde, etc..

• Puesta en marcha del servicio de Bicimad, ofreciendo la primera media hora sin coste, revisando sus tarifas a la baja u ofreciendo durante la crisis el servicio gratuito.

• Creación provisional de centros logísticos ciclistas para aumentar el reparto de mercancías en bicicleta.

• Una red de guardia de talleres mecánicos que aseguren el buen funcionamiento de las bicicletas de carga (ciclologística) y particulares.

• Control de la velocidad de los motorizados. Las calles despejadas de tráfico conlleva una tendencia a elevar y sobrepasar la velocidad permitida, algo incompatible con la práctica y seguridad ciclista y peatonal.

Propuestas una vez superada la crisis del COVID-19 y que avanzan hacia un modelo de movilidad saludable y sostenible

• Convertir en definitivos los carriles bici provisionales creados durante la crisis del Covid-19 e ir creando paulatinamente una auténtica Red Ciclista protegida suficientemente densa que atienda, entre otros, las estaciones de servicio público colectivo (desarrollar la intermodalidad bici-TP), las áreas residenciales, culturales, educativas, administrativas, deportivas, polígonos empresariales e industriales, etc..

• Extender y convertir en definitivos los aparcabicicletas instalados provisionalmente. Promover los cambios legislativos necesarios para facilitar la creación de bicicleteros en las comunidades de vecinos.

• Extensión del servicio de Bicimad y complementarlo con bicicletas convencionales, incluso algunas dotadas de asientos adicionales portaniños.

• Contemplar la bicicleta en todo nuevo proyecto urbanístico, cuidar de las líneas de deseo ciclistas y la continuidad de la red ciclista. • Medidas de discriminación positiva con respecto a otros medios de transporte como posición y salida anticipada en los semáforos, giros y sentidos exclusivos ciclistas, atajos, espacios compartidos peatón-bici, etc..

• Campaña institucional de promoción de la movilidad activa (desplazamientos en bicicleta y a pie). Planes de movilidad al trabajo y a los centros educativos.

• Desarrollo del transporte de mercancías en bicicleta y la extensión de centros logísticos (ciclologística).

• Mejora de los espacios y tránsito peatonal, eliminando toda barrera arquitectónica, asegurando una sección mínima y suficiente de acera y ajustando los tiempos semafóricos al paso de las personas. Iluminación específica y zonas estanciales de descanso, de reunión y de juego.

• Abandono de aquellos macroproyectos que vienen a perpetuar un modelo trasnochado y nocivo como el soterramiento de la N-5 o el aparcamiento de Menéndez Pelayo.

• Ampliación de las Zonas de Bajas Emisiones más allá de lo que ocupa el actual Madrid Central.

• Un planeamiento y una política de aparcamiento que disuada claramente la movilidad en coche y evite el tráfico de paso y de agitación.

• Redistribuir el espacio público a favor de la movilidad que se pretende promover. Es decir, el 80 % que actualmente se dedica hegemónicamente a los coches deberá reducirse a favor de los medios activos: ensanchando aceras, construyendo carriles bici, etc. y el transporte público colectivo: nuevas líneas, carriles bus, etc.

• Mejora y refuerzo del transporte público colectivo. Mayor frecuencia y velocidad comercial, con capacidad de absorber, junto con la bici, parte de las personas que dejarían de usar el coche. Flota 100 % limpia.

PROPUESTAS PARA MEJORAR LOS DESPLAZAMIENTOS EN BICI COMO MEDIO DE AUTOCUIDADO Y PROTECCIÓN A LA SOCIEDAD

#EnBiciContraCovid19

Diez días después de la declaración del estado de alarma, toca hacer balance y evaluar si las medidas aplicadas en cuanto a la movilidad son las más adecuadas y si se pueden mejorar.

Al margen del confinamiento al que estamos sujetos, sabemos que el grado de protección ante el coronavirus tiene mucho que ver con preservar las distancias de seguridad fuera de nuestro domicilio. Es importante, no solo el entorno laboral o lugares donde hacemos la compra básica, sino el medio y las condiciones de cómo nos desplazamos.

Sorprendidos por la sospecha que, desde diferentes instancias policiales, administrativas y de medios de comunicación, recae sobre quien usa la bicicleta, publicamos una entrada en la que recordamos el contenido del Real Decreto por el que se dicta el estado de alarma. De él se desprende que la bicicleta, como vehículo que es, es totalmente legal y hasta recomendado en los supuestos autorizados.

Días más tarde, la Abogacía General del Estado publicó el documento de respuestas a cuestiones planteadas sobre la interpretación del RD 463/2020, modificado por el RD y 465/2020, el cual puedes ver a continuación y que en su momento difundimos en redes sociales.

Este documento dice literalmente en el punto 7:

[…]Como puede observarse, la voluntad del legislador es que aquéllas actividades para las que se permite la circulación de personas durante la vigencia del estado de alarma se realicen en todo caso “individualmente”, ya se haga la circulación andando, corriendo, en bicicleta, en motocicleta o en cualquier otro vehículo.

Por su parte, la Coordinadora Estatal de Defensa de la Bicicleta, ConBici, a la que
pertenecemos, en respuesta al desconocimiento generalizado, ha recordado públicamente las ventajas del uso de la bicicleta en el contexto que nos encontramos y reclamado medidas a favor de facilitar su uso.

Centrados en nuestra ciudad y supuestamente, en aplicación del Real Decreto, el Ayuntamiento de Madrid, cerró el 14 de marzo los parques y jardines de Madrid para evitar aglomeraciones.

Fue una medida válida para tomar conciencia del grave problema que tenemos, pero descuidó que por muchos de estos parques que cerraron transcurren itinerarios ciclistas. Casi 10 días después, la población de Madrid está plenamente concienciada. Lo vemos a diario por las imágenes que se difunden de una ciudad vacía y sin movimiento. La crisis del coronavirus pasa necesariamente por evitar las situaciones de transmisión y así lo estamos demostrando todos los días.

Incomprensiblemente, también cerró el servicio público de BiciMad lo que supuso una clara discriminación hacia este medio de transporte al negarle las mismas medidas preventivas contra el contagio que la flota de autobuses, metro, taxis, etc. Este cierre, sobrecarga mayormente el transporte público haciendo que este, por su carácter colectivo, sea menos seguro y eficaz en cuanto a la transmisión del virus.

La experiencia de Wuhan o Nueva York en promover el uso de la bici y mantener el servicio público de bicicletas, debiera tenerse en cuenta.

Por otro lado, se libera el Servicio de Estacionamiento Regulado lo que supone una clara apuesta por el uso del coche sin considerar que es indudable que la propagación del virus es más fácil en un lugar cerrado como el habitáculo de un vehículo que en uno abierto, tal y como dice el documento de la Abogacía del Estado antes referido.

La creciente necesidad de establecimientos sanitarios y su dotación de medios materiales y humanos hace que varíen las necesidades de desplazamiento, toda vez que mucho de este personal viene de fuera de Madrid o se aloja solo, lo que les hace no disponer de los mismos recursos de su residencia habitual con su familia.

El uso de la bicicleta en estos casos ofrece un desplazamiento rápido, cómodo y sobre todo seguro hacia sus lugares de trabajo. Facilitarlo debiera ser una medida clara para protegerles y proteger a toda la población. La menor siniestralidad de la bicicleta es un valor añadido de cara a demandar menos recursos sanitarios.

Hace escasamente una semana, el artículo publicado en la revista Ciclosfera Coronavirus y bicicleta: la mejor forma de moverse, pedaleando, recordó los diferentes estudios existentes que demuestran que la bicicleta está exenta de riesgos frente al contagio, ralentiza los efectos del envejecimiento y beneficia claramente el sistema inmunitario, lo que hace que diferentes ciudades recomienden y faciliten su uso.

Es tal el potencial que tiene la bicicleta que incluso desde la Federación Europea de Ciclistas (ECF) proponen la apertura de talleres específicos para asegurar el buen funcionamiento, tal y como ya funcionan en Alemania, Francia o Nueva York.

PROPUESTAS

Desde la Asociación Pedalibre estamos comprometidos a colaborar en la medida de nuestras posibilidades para hacer de esta situación excepcional algo transitorio, difundiendo todas aquellas recomendaciones útiles e información venida de fuentes oficiales. Pero también, queremos acercar a una sociedad, el potencial de la bicicleta que, si ya es muy importante en situaciones normales, lo es más en un escenario de crisis como el actual.

1. Que la bicicleta sea considerada como opción de movilidad prioritaria en nuestra ciudad al tratarse de un vehículo con bajo riesgo de contagio y una alternativa eficaz y muy eficiente de transporte, tanto en la situación actual como en el futuro una vez superada esta excepcionalidad. Quien se desplaza en bicicleta se protege a sí mismo y protege a la sociedad de la transmisión del virus. La Red de Ciudades por la Bicicleta, a la que pertenece la ciudad de Madrid, lo deja claro en su comunicado.

2. Creación de corredores ciclistas. La eficiencia de la bicicleta pasa necesariamente por crear trayectos exentos de rodeos y con el menor desnivel posible. En este sentido, son las grandes avenidas las más eficientes pero que, aun estando hoy por hoy vacías, son un elemento de riesgo por las mayores velocidades de los motorizados y la velocidad comercial del transporte público. Habilitar los carriles bus para uso ciclista exclusivo, aprovechando la bajísima ocupación actual y/o crear carriles bici temporales a partir de elementos sencillos y fácilmente retornables como pintura, jardineras, conos, etc. puede ayudar a que los traslados en bicicleta se hagan con la seguridad necesaria.

3. Apertura parcial de los parques, en especial, aquellos itinerarios ciclables o por los que pasa un carril bici. Por ejemplo, el Paseo de Coches de El Retiro, la senda bici de Madrid Río o el propio Anillo Verde. Las necesidades de tránsito de la bicicleta son diferentes a un transporte motorizado. Favorecer la bici pasa necesariamente por crear trayectos directos, de bajo estrés y seguros. Los parques juegan un papel prioritario en elevar la calidad de los trayectos en bici y hemos de conservarlos.

4. Control de la velocidad de los motorizados: de todos es sabido que el incremento de la velocidad está relacionado directamente con la baja intensidad de la vía. Actualmente, esta intensidad es muy baja lo que provoca velocidades inadecuadas y peligrosas de los vehículos motorizados, lo cual determina la gravedad del accidente y lesividad de las víctimas. Las altas velocidades son por tanto un factor de peligro y disuasión para la movilidad activa como la bicicleta.

5. Apertura del sistema de bicicletas públicas BiciMad. Desinfectar las bicicletas, del mismo modo que se hace con el metro y autobús, más la recomendación del uso de guantes y/o desinfección particular, es suficiente y compensa claramente su puesta en marcha. Ofrecer este sistema al personal sanitario y otros que desarrollan trabajos de primera necesidad para sus desplazamientos diarios, es facilitarles la tarea y aumentar el grado de protección ante la transmisión del coronavirus. La apertura podría ser parcial, de unas determinadas estaciones. Por ejemplo, las más próximas a los centros sanitarios, a los hoteles reconvertidos, etc.

7. Habilitar espacios de estacionamiento en los establecimientos hospitalarios, hoteles y resto de lugares que atraen desplazamientos, de lugares seguros para aparcar la bicicleta

8. Apertura de establecimientos de guardia de reparación de bicicletas a fin de asegurar las buenas condiciones de uso de la bicicleta para la realización de las actividades que se enumeran en el artículo 7 del RD 463/2020 y el Art. 10.

Desde Pedalibre no queremos dejar pasar la ocasión de reconocer el trabajo de los responsables políticos, agradecer el tremendo trabajo de todo el personal que desarrolla trabajos esenciales como la distribución y venta de alimentos, limpieza, emergencias, agricultura, ganadería, transportes, comunicación, etc. y especialmente, el sobresfuerzo y dedicación del personal sanitario. Un fuerte aplauso para todos ellos.

Entre todos y todas saldremos adelante. Ánimo y fuerza






Los desplazamientos en bicicleta por los 8 casos establecidos en el estado de alarma son legales y recomendables

Los desplazamientos en bicicleta por los 8 casos establecidos en el estado de alarma son legales y recomendables.

Desde la entrada en vigor del decreto, los ciudadanos pueden desplazarse solo para trabajar, comprar alimentos, y seis supuestos más contemplados en el decreto de estado de alarma, independientemente del medio de transporte que utilicen, incluyendo la bicicleta.

La bicicleta es un medio de transporte de cero emisiones, barato y sano que refuerza las defensas del organismo. En cortas y medias distancias urbanas su competitividad, comodidad y rapidez son imbatibles con respecto al resto de medios de transporte.

Por su carácter individual, al no compartir espacio ni circular de manera natural a menos de un metro de otros usuarios, reduce la probabilidad de contagio de coronavirus en comparación con otros medios de transporte.

Desde la asociación Pedalibre hacemos un llamamiento a las autoridades para que fomenten la bicicleta como medio de transporte y hagan un llamado público a su uso especialmente durante el estado de alarma.

Así mismo, pedimos a la ciudadanía que solo salgan de su domicilio en bicicleta para los casos establecidos por el decreto, no para su uso por ocio o deporte.

Extracto del Real Decreto:

Artículo 7. Limitación de la libertad de circulación de las personas.
[…]1. Durante la vigencia del estado de alarma las personas únicamente podrán circular por las vías de uso público para la realización de las siguientes actividades:
a) Adquisición de alimentos, productos farmacéuticos y de primera necesidad.
b) Asistencia a centros, servicios y establecimientos sanitarios.
c) Desplazamiento al lugar de trabajo para efectuar su prestación laboral, profesional o empresarial.
d) Retorno al lugar de residencia habitual.
e) Asistencia y cuidado a mayores, menores, dependientes, personas con  discapacidad o personas especialmente vulnerables.
f) Desplazamiento a entidades financieras y de seguros.
g) Por causa de fuerza mayor o situación de necesidad.
h) Cualquier otra actividad de análoga naturaleza que habrá de hacerse individualmente, salvo que se acompañe a personas con discapacidad o por otra causa justificada.
Igualmente, se permitirá la circulación de vehículos particulares por las vías de uso público para la realización de las actividades referidas en el apartado anterior o para el repostaje en gasolineras o estaciones de servicio. […]

Cancelación de próximas actividades de Pedalibre

Debido a la alerta por la epidemia de Coronavirus en Madrid, suspendemos las actividades de Pedalibre hasta nuevo aviso

Debido a la alerta por la epidemia de Coronavirus en Madrid, suspendemos las actividades de Pedalibre hasta nuevo aviso:

  • [ANULADO] ̶A̶c̶t̶o̶ ̶s̶o̶b̶r̶e̶ ̶m̶o̶v̶i̶l̶i̶d̶a̶d̶ ̶f̶e̶m̶i̶n̶i̶s̶t̶a̶ ̶(̶i̶n̶c̶l̶u̶s̶i̶v̶a̶)̶)̶
    vie 13 de mar de 2020 8pm – 9:30pm
    El Sol de la Conce, Calle de la Virgen de la Fuencisla, 12
  • [ANULADO] ̶A̶s̶a̶m̶b̶l̶e̶a̶ ̶d̶e̶ ̶P̶e̶d̶a̶l̶i̶b̶r̶e̶
    jue 12 de mar de 2020 7:30pm – 9:30pm
    Calle de Colomer, 18
  • [ANULADO] ̶I̶m̶p̶r̶o̶v̶i̶s̶a̶m̶o̶s̶ ̶j̶u̶n̶t̶@̶s̶
    mié 11 de mar de 2020 7pm-8:30pm
    Calle de Colomer, 18
  • [ANULADO] ̶I̶m̶p̶r̶o̶v̶i̶s̶a̶m̶o̶s̶ ̶j̶u̶n̶t̶@̶s̶
    mié 18 de mar de 2020 7pm – 8:30pm
    Calle de Colomer, 18

Pedalibre – Suspensión reunión 12 de marzo

Se suspende la asamblea mensual de Pedalibre del 12 de marzo.

Ante la emergencia sanitaria planteada en la Comunidad de Madrid por la expansión del Coronavirus, vamos a seguir las recomendaciones dadas por Sanidad, por lo que suspendemos la reunión de mañana jueves hasta próxima convocatoria a la vista de como evolucione la situación actual.

Ruta ornitológica por la Casa de Campo

¡A pedalear que es lo más sano!
Cuidaos.

Mar

Transformando el espacio: Ciudades colaborativas, movilidad inclusiva y cohousing

Dentro del ciclo Mujer, que organiza la Asociación Cultural El Sol de la Conce, junto con el colectivo Atelier 15, participamos en el acto:
Transformando el Espacio. Ciudades colaborativas, Movilidad inclusiva y Cohousing.

  • Viernes, 13 de marzo – 20 h
  • En la Asociación Cultural El Sol de la Conce
    C/ Virgen de la Fuencisla, 12

Dentro del ciclo Mujer, que organiza la Asociación Cultural El Sol de la Conce, junto con el colectivo Atelier 15, participamos en el acto:
Transformando el Espacio. Ciudades colaborativas, Movilidad inclusiva y Cohousing.

Leer más “Transformando el espacio: Ciudades colaborativas, movilidad inclusiva y cohousing”

NEFASTO BALANCE DE LA ENCUESTA DOMICILIARIA DE MOVILIDAD 2018

Aumenta el uso del coche, disminuye el del transporte público, se estanca el de la bici y tan solo aumenta ligeramente los desplazamientos a pie (Balance de la Encuesta de Movilidad del CRTM)

Aumenta el uso del coche, disminuye el del transporte público, se estanca el de la bici y tan solo aumenta ligeramente los desplazamientos a pie

Marzo 2020

Carril bici portátil de Pedalibre

La semana pasada salió publicada la Encuesta Domiciliaria de Movilidad. Un documento que muestra la imagen de la movilidad de las personas residentes en la Comunidad de Madrid a través de la declaración de los viajes realizados en un día laborable medio, los motivos por los que viajan, así como los modos de transporte utilizados en sus desplazamientos.

Leer más “NEFASTO BALANCE DE LA ENCUESTA DOMICILIARIA DE MOVILIDAD 2018”

El reto solidario "Gracias a una bicicleta" ha finalizado

¡Gracias por tu ayuda!

Página del reto en iHelp

Muchas gracias por tu donación. Entre todos los apoyos se han logrado recaudar 3.075 euros, que irán directamente a apoyar el proyecto Bicicletas que cambian vidas de la Fundación Vicente Ferrer.

Leer más “El reto solidario "Gracias a una bicicleta" ha finalizado”

Los ciclistas toman la calle Princesa para reivindicar infraestructuras e inauguran el carril bici en la Plaza de España

La vicealcaldesa Villabicis y el Concejal de movilidad Carburante inauguraron es sábado el nuevo carril bici de la calle Princesa, perteneciente a la Red Ciclista 2021, diseñada por Pedalibre.

Vídeo del acto de Pedalibre

Inauguración del carril bici de Princesa y marcha ciclista a Moncloa

Los ciclistas de Madrid —con la asociación Pedalibre, el colectivo Carril Bici Castellana, BiciLineal y Biciclistas Montserrat, entre otros— realizaron la inauguración ficticia del carril bici en Pza. de España y una bicifestación en Princesa para reivindicar carriles bici segregados y protegidos en estas dos vías, en Cuesta de San Vicente y Ferraz. Contaron con la participación y el apoyo de políticos como Agustín Vinagre del PSOE y Ramón Linaza de EQUO, de la artista Cristina Rosenvinge y la arquitecta Belén Moneo.

Leer más “Los ciclistas toman la calle Princesa para reivindicar infraestructuras e inauguran el carril bici en la Plaza de España”