Cargo bikes. Todo lo que necesitas saber para moverte en bici con tus hijos.

Hace unos días Triodos Bank en colaboración con Pedalibre realizó un vídeo en el que mostrábamos la alternativa ciclista frente al problema del coche cuando tienes que llevar a tus peques, en plural. Aprovechando la ocasión os contamos más información, curiosidades y consejos relacionados con unos vehículos que deberían normalizarse en nuestras ciudades. Sirven para llevar hasta 4 niños de forma alegre y sostenible. Son las cargo bikes: bicicletas y triciclos de carga.

Por su forma existen tres tipos de ciclos familiares de carga:

Bicicletas de carga trasera.

Conocidas como Long Tail, estos ciclos de dos ruedas alargan la estructura del cuadro tras los pedales para alejar la rueda trasera. Así se crea un espacio en el que no sólo cabe una sillita sino dos, aunque también se puede prescindir de ellas para que quepan tres niños. Para ello, los fabricantes tienen complementos como barras laterales, reposapiés y asientos en forma de sillita o cojines con sujección al cuadro. También son útiles las cestas delanteras en las que llevar mochilas y compras. Los modelos con rueda trasera pequeña,entre 20 y 24 pulgadas, son más cómodos de llevar ya que baja en centro de gravedad. Las Long Tail son el modelo en el que rodar es más parecido a llevar una bicicleta normal.

Foto Bicicapace

Bicicletas de carga delantera.

También llamadas Long John, alejan la rueda delantera para dejar un espacio libre en el que podrías llevar hasta 100 Kg de peso. Son los modelos más habituales en Europa aunque por lo estrecho del hueco en algunos modelos quizá sean el tipo de cargo bike con menor vida útil. En ese espacio, los pasajeros se colocan en paralelo usando asientos y cinturones propios de la bicicleta. Al probar una de estas bicis por primera vez es posible que parezca que se te ha olvidado montar. La forma de afrontar el equilibrio cambia ligeramente cuando la rueda no está bajo el manillar. Tan solo necesitas empezar a pedalear mirando al horizonte y en un par de minutos estarás rodando con agilidad.

Foto Bullitt

Triciclos de carga delantera.

Es habitual refierirse a ellos como BIcicletas de tres ruedas ̄\_(ツ)_/ ̄. Tienen los espacios de carga más amplios y a bajas velocidades o con suelos mojados son más estables. Están equipados con sus

propios asientos y cinturones de seguridad. Existen modelos en los que llevar hasta 6 niños y niñas. En Madrid, el límite legal que establece la ordenanza son 5 ocupantes en total incluyendo al ciclista. Usar los triciclos con soltura también necesita un breve pero seguro periodo de aprendizaje. Como consejo es importante reducir significativamente la velocidad en las curvas, especialmente cuando se circula sin carga, ya que al no poder tumbar existe el riesgo de vuelco. La forma en la que gira la dirección de las ruedas cambia de unos modelos a otros. En unos tipos la ruedas delanteras y la caja se giran en bloque, son los más inestables en giros y velocidades medias y altas. En otros triciclos las ruedas se orientan independientemente de un cuadro rígido. Incluso hay algunos triciclos en los que es la rueda trasera la que gira con el manillar.

Foto Nihola

Normativa

¿Esto es legal? ¿Está homologado? El mayor problema al que nos enfrentamos es que la ley no protege de forma específica nada relacionado con los ciclos de carga, y cuando la DGT ha querido meter mano mediante recomendaciones, lo único que ha hecho ha sido empeorarlo todo con un sinsentido de mezclas entre triciclos imposibles y patinetes unidos bajo la deniminación VMP.

En resumen la cosa está así:

  • No hace falta homologar bicicletas desde el año 2014. (Real Decreto 339/2014 )
  • El Reglamento General de Circulación, artículo 12, establece que a los ciclos construidos para un solo ocupante sólo se le puede poner una sillita homologada. Por lo tanto para las bicicletas de carga al igual que para los tándems, vía libre, ya que están construidos específicamente para llevar varias personas.
  • La ordenanza municipal de movilidad de Madrid se recoge que «La circulación de ciclos configurados para su ocupación por más de cinco ocupantes requerirá autorización singular «.

Clima

Casi todos los modelos que existen en el mercado, sean del tipo que sean, están preparados para colocar una capota que proteja a los niños del frío y la lluvia. En algunos forma parte del equipamiento de serie mientras que en otros hay que pedirlo como extra. Sorprende la cantidad de calor que se puede acumular en el habitáculo, así que no te preocupes por tus hijos, eres tú quien tiene que prepararse para los días duros de invierno.

El factor eléctrico

Sin duda el desarrollo de los motores eléctricos y sus baterías han sido un factor decisivo a la hora de expandir las bicicletas de carga. En una ciudad con cuestas es fundamental. No sólo tienes que pensar en los 50 kilos que pesan los pasajeros, un triciclo eléctrico fácilmente pesará otros 40 Kg. Si el fabricante no indica el peso en las características quizá es porque pesa demasiado. Un motor central sube mejor las cuestas que un motor en rueda, pero es mucho más caro y no llega a ser necesario, aunque sin duda es un buen capricho.

Componentes y mantenimiento

Las bicicletas de carga utilizan los frenos, cambios y demás componentes habituales. Sin embargo hay elementos que sufren más y requieren mayor mantenimiento y sustitución. El peso pasa factura especialmente en las llantas de ruedas con motor, los radios deben estar reforzados y las zapatas de los frenos sufren un mayor desgaste. Sobre los frenos es importante tener en cuenta que será mucho mejor uno hidráulico que un v-brake y si vamos a circular en cuestas pronunciadas habría que descartar que todos los frenos sean de tambor, algo que equipan algunos modelos de marcas holandesas o danesas.