De piscina en piscina en bicicleta

  • Ruta en bicicleta 6-9 agosto de 2022
  • Madrid – Cervera del Llano (Cuenca) 211 kilómetros
  • Galo y Juan Manuel (socios de Pedalibre)
  • Vídeo en YouTube: Maneras de vivir en bicicleta

En la película El nadador el protagonista, Neddy Merrill, se da cuenta de que todo el valle donde vive está lleno de piscinas privadas y en un momento dado, tiene la extraña idea de recorrerlo nadando, de piscina en piscina hasta llegar a su casa. La idea inicial de placer y felicidad más tarde se complicará pero esto es otra historia. Nosotros, inspirados por esta película de 1968 cuyo protagonista es Burt Lancaster, planeamos algo parecido pero en bicicleta, motivados por la ola de calor prevista en las provincias de Madrid y Cuenca durante los días de viaje.

Fotograma de El nadador

Así con esta premisa, recorrimos 211 km entre Madrid y Cervera, pero de piscina municipal en piscina municipal (Carabaña, Barajas de Melo y Villar de Cañas), evitando pedalear durante las máximas temperaturas que estaban previstas muy altas (38º-39º) y con el propósito de permanecer descansando esas horas en sombra y con agua cerca.

Salimos desde nuestra casa de Madrid hacia nuestro destino final con dos pautas: horarios de ruta con jornadas partidas evitando el calor y recorrido, sin prisas, disfrutando del viaje y aprovechando la red de piscinas que nos encontrábamos por el camino.

Salida de Madrid

La ruta que hemos seguido transcurre por todo tipo de paisajes: riberas de río, lagunas, vías verdes, bosquecillos, pistas de tierra, páramos, hoces, cerros y fue la que nos sirvió de base para aprovechar la red de piscinas municipales existente durante las soporíferas horas de calor. El día acababa siempre en bicicleta, acompañados de las inmensas puestas de sol de los atardeceres meseteños.

El comienzo fue relativamente fácil, pues se trataba de seguir en un principio el Camino de Uclés, que termina en la provincia de Cuenca, en el Monasterio de Santiago de Uclés. En 2010, Manuel Rossi, un vecino de Rivas, comenzó a señalizar el trazado, colocó carteles, pintó flechas e instaló cruces de Santiago desde Madrid hasta el Monasterio de Uclés. Ese fue nuestro recorrido hasta Uclés, después alargamos la ruta por otras geografías de la provincia de Cuenca: Saelices, Segóbriga, Hoz del río Cigüela, lagunas de Hito, Montalbo, Villar de Cañas hasta llegar a Cervera que completaba los 211 kilómetros que marcaba nuestro rutómetro.

La primera jornada comenzó el sábado, a las 19.15 horas, aprovechando los todavía largos días del mes de agosto. Cayendo la tarde en la ciudad de Madrid fuimos buscando los ángulos de la tranquilidad, en los tumultos civilizados hasta Madrid-Río y continuamos por el Parque Lineal del Manzanares hasta salir a la localidad de Rivas Vaciamadrid. El tramo inicial del parque lineal se ha transformado en un parque urbano pero en los restantes tramos la falta de protección ha permitido su degradación. En el último tramo, en el camino de Salmedina se entra en el Parque Regional del Sudeste, uno de los paisajes naturales más valiosos de la geografía madrileña.

Parque Regional del Sudeste

Además, durante el recorrido pudimos contemplar uno de los escenarios históricos más sorprendentes de la Guerra Civil Española, la Batalla de Madrid y la Batalla del Jarama, ambas con enormes cantidades de restos durante todo el recorrido.

Construcción de la Guerra Civil

Una vez rebasado Rivas, rodeamos la laguna de El Campillo repletas de aves, una masa de agua que se comenzó a fraguar en los años 60 como resultado de los trabajos de extracción de gravas que se llevaron a cabo en la cuenca del río Jarama.

Laguna del Campillo

El río Jarama lo cruzamos por el puente verde del tren de vapor de Arganda, donde se ha recuperado un tramo de ferrocarril histórico de el Tren de Arganda que fue cerrado a viajeros definitivamente en el año 1953. Desde ahí, cruzamos el casco urbano de Arganda por la parte del trazado del ferrocarril habilitado como Vía Verde que es el que utilizamos para llegar hasta la vía verde que va a Morata de Tajuña.

En la segunda jornada pasamos por Morata, Perales de Tajuña y Tielmes, donde nos llama la atención el Risco de las Cuevas con numerosas cuevas excavadas a diferentes alturas que se creen, son de época neolítica. El lugar recuerda mucho a otro paisaje lejano, lo llaman la pequeña Capadocia de Madrid.

Piscina municipal de Carabaña

Carabaña tiene una espléndida piscina municipal que disfrutamos. También, en Carabaña abandonamos la Vía Verde del Tajuña y enlazamos con la Vía Verde del Tren de los 40 Días.

La vía del Tren de los 40 días fue construida en tan sólo cuarenta días para abastecer a un Madrid asediado por las tropas de Franco. Fue un ferrocarril estratégico de vida efímera, sólo funcionó durante el periodo de la Guerra Civil. Su nombre evoca la urgencia para tender este ferrocarril, construido a toda marcha cuando la Batalla del Jarama seccionó el ferrocarril Madrid-Alicante en su salida desde Madrid.

Tren de los 40 días

Cruzamos el río Tajo por una carretera muy transitada por camiones que salen y entran en el recinto de una empresa de áridos, es un tramo corto pero muy molesto para las bicis. A continuación, hay una subida prolongada por asfalto por la urbanización Valderríos hasta llegar a un alto para luego descender rápido hasta el río Calvache donde podremos ya, seguir una pista blanquecina de tierra en ligero ascenso hasta Barajas de Melo que tiene piscina municipal.

Bosque de los peregrinos de Camino de Uclés

Uno de los hitos del Camino de Uclés es la Cruz del Pelegrín, para llegar hay que subir una gran cuesta y al final, hay una Cruz de Santiago en un poste, en la que todo el que pasa deposita una piedra de su lugar de origen.

Río Calvache

Desde la cruz hasta Huelves es por caminos soleados, con subidas y bajadas constantes. En la orilla del río Riánsares se encuentra este pueblo, solo tiene un bar que está cerrado y la fuente de la plaza está seca. Nos hemos quedado sin agua y tenemos que esperar a que abran el bar para abastecernos. No se ve a nadie y estamos dispuestos a permanecer allí cuando una mujer, de una casa cercana al bar donde esperamos, nos ofrece dos botellas de agua, no nos acepta dinero pero a cambio debemos encender una vela en el Monasterio de Uclés, algo que haremos al final del viaje en la iglesia de Cervera pues el monasterio no los encontraremos cerrado más tarde.

Monasterio de Ucles

La llegada al Monasterio de Uclés es por una pequeña carretera asfaltada sin tráfico. En las puertas de este impresionante edificio finaliza nuestro camino a Uclés. Seguiremos nuestro camino que no termina aquí. Iremos hacia la localidad de Saelices, por una carretera que atraviesa los campos de cereales.

Desde Saelices, que tiene una iglesia de grandes dimensiones, partimos hacía Segóbriga en otra jornada tras desayunar en el pueblo. El trayecto es un descenso por una pista, nos acompaña de lleno el frescor de la mañana.

Segóbriga es un yacimiento arqueológico que irrumpe solitario en medio de las áridas tierras conquenses. Se encuentra sobre el cerro de Cabeza del Griego y están presentes todos los elementos representativos esenciales de la arquitectura romana. El acceso allí son 6 EUR pero es imprescindible entrar.

Embriagados de historia abandonamos Segobriga, atravesando la calzada romana casi irreconocible en el camino. Nos adentramos hacia el cañón del río Cigüela, un poco más adelante en el monte está el templo rupestre de Diana que no visitamos porque se aparta ligeramente de nuestra ruta pero es altamente recomendable, un lugar mágico.

Hoz del Cigüela

La hoz o cañón del Cigüela es frecuentada por los escaladores, es de roca caliza con grandes paredes a ambos lados y con gran variedad de árboles. Acaba en un puente romano y a unos 300 metros a la izquierda, en un pequeño cerro, está el Castillo de Saelices o Luján, una fortaleza del siglo XVI ahora sita en un despoblado.
En las inmediaciones se encuentra otra finca, el Palacio Villa Paz, construido por la infanta Paz de Borbón, hija de Isabel II hacia el año 1898. En 1947 fue adquirido por el torero Luís Miguel Dominguín, que hizo del palacio su residencia. Aunque nos apetece mucho cruzar por ahí no lo hacemos debido a los perros guardianes de la finca. Decidimos tomar otro camino por Montalbo, en lugar de ir hacia la localidad de El Hito.

Camino a Montalbo

Camino a Montalbo cruzamos por el yacimiento arqueológico denominado Fosos del Cuarto de Bayona que corresponde a un poblado celtibérico y las famosas lagunas de Hito, de gran interés ornitológico, aunque no es muy interesante su visita en verano porque suelen estar secas y es mejor hacerlo en otras fechas. Nosotros las vimos con una delgada capa de agua debido a las tormentas de los días anteriores.

Refugio antiaéreo de la Guerra Civil

En Montalbo encontramos la ruina de un castillo de construcción árabe y a la salida del pueblo, visitamos el interior de un refugio antiaéreo de la Guerra Civil Española.

Nuestra siguiente parada será Villar de Cañas, famosa localidad hace unos años por la intención de construir allí un Almacén de Residuos Nucleares. Parada obligatoria, la piscina municipal.

Piscina de Villar de Cañas

Aunque está fuera de la ruta, a unos tres kilómetros de nuestro camino, en dirección a Villares del Saz, hemos leído que en 1953 hubo un extraño suceso donde un joven dijo mantener contacto con unos seres que viajaban en un OVNI. Esta curiosa historia ocupó varias páginas en los diarios de la época que se pueden consultar.

Mapa del Camino Real de la Paz

Tras dejar estos lugares, pedaleamos por el Camino Real de La Paz, que era el utilizado entre Madrid y Valencia. Este camino existía mucho antes que la antigua carretera N-III y la actual A-3. En el camino existía una población llamada Olmillos que desapareció y que no hemos visto rastro. Al llegar a la altura de Montalbanejo, giramos a la izquierda. Ya nos quedan 8 km a Cervera, nuestro final del viaje. Este último trayecto es un disfrute, con el sol a nuestras espaldas y con el viento de lado.


Últimos kilómetros de la ruta, al fondo Cervera del Llano
Juanma y Galo, socios de Pedalibre
Mapa del viaje

6 comentarios en “De piscina en piscina en bicicleta

  1. Genial el reportaje! Voy a probar algo de esta ruta y la proxima vez que paseis en la via verde Tielmes – Carabaña, gritad, y saldré con limonada.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.