Pedalibre

Asociación cicloturista y de ciclismo urbano


Deja un comentario

Análisis de la charla/debate sobre el papel de los VMP en la movilidad madrileña

Resumen de la charla/debate sobre los Vehículos de Movilidad Urbana (VMU) que tuvo lugar en la sede de la EMT el pasado 24 de octubre

IMG_20181017_114526
Patinetes eléctricos  junto a una salida del Metro

Para Pedalibre se trató de una charla de autopromoción y autobombo sobre el papel que estos nuevos artilugios eléctricos ocuparán en la movilidad de nuestra ciudad. Para ello la EMT invitó a dos empresas Lime y AUVMP, como asociación, fundada y dirigida por el empresario del sector de los VMP Juan Jimenez.

Por orden de intervención:

  1. Francisco López Carmona:
    1. Habló sobre la nueva ordenanza y el marco de seguridad jurídica que introduce en la movilidad de los VMP.
    2. Y del interés que han mostrado quince empresas en introducir más patinetes compartidos.
  2. Jorge Ordás:
    1. Indicó que siempre analizan las normas en función de la seguridad.
    2. Dificultades para identificar los tipos de vehículos.
    3. Y la ausencia de normas de circulación en las mayoría de las ciudades.
  3. Juan Jimenez. AUVMP:
    1. Contó la historia de la formación de la AUVMP.
    2. Defendió la circulación de los VMP por la calzada.
    3. Se declaró calzadista y no pidió en su intervención la necesidad de vías separadas, léase carriles bici.
    4. Obvió los efectos en la contaminación del uso de las baterías y que no se trata de una movilidad activa.
    5. Opinó que no hay que cambiar a menudo dichas baterías y que estas no son caras. Datos que no podemos contrastar.
    6. Y habló elogiando los VMP por baratos, fáciles de meter en el transporte público sin ocupar espacio.
    7. También habló de una previsión de ventas en 2019 de 140.000 equipos en Europa.
    8. Dijo que los usuarios de los VMP vienen de la moto y el coche, no de la bici.
  4. Marta Foncillas. Directora de expansión de Lime:
    1. Autobombo de su empresa. Habló del modelo de negocio de su empresa.
    2. Y que aunque en EE. UU. tienen también bicis y bicis eléctricas en Europa sólo traerán patinetes.
    3. No tienen previsto sancionar a sus clientes por el mal uso y aparcamiento de sus patinetes. Aunque reconocen que tienen capacidad para ello.
    4. Presumió que los patinetes son plenamente ecológicos. Vuelve a obviar el impacto medioambiental del uso de las baterías y que la generación de la electricidad no es ecológica plenamente en nuestro país.
    5. Dicen que incentivan el uso del casco y el aparcamiento adecuado de sus patinetes.
  5. Aitor Madariaga. Representante de la Asociación A Pié:
    1. El único ponente que habló de los problemas que acarrea los VMP.
    2. Dijo que estos vehículos circulan y ocupan las aceras y sustituyen los desplazamientos a pié.
    3. Citó a Pedro Bravo para referirse al trasvase de la movilidad en bici hacia los VMP.
    4. Habló de la generación de la electricidad en centrales térmicas.
    5. Pide que el lugar de los VMP sea la calzada.
    6. Habló de las funciones de la acera, función estancial-convivencia.
    7. Pide no trasladar la lógica de la calzada a la acera.
    8. Propone hacer la calzada un lugar más seguro.
    9. Y se quejó del aparcamiento en las aceras de los VMP compartidos.
    10. Propone aparcar los patinetes en las bandas de aparcamiento destinada actualmente para coches, reservando espacio para ellos quitándoselo a los coches.

En el turno de preguntas sí se habló de los problemas de contaminación y de no tratarse de una movilidad activa.

  1. Carlos Enjuto, concejal por Podemos en el Ayuntamiento de Getafe:
    1. Defendiendo su gestión de suprimir aceras bici y alabando el uso de los ciclocarriles.
  2. Luis Álvarez de Madrid Pro Bici:
    1. Habló de que se ha dado por muerta a la bici en esta charla.
    2. Habló de la circulación de los patinetes tipo A por los carriles bici.
    3. Habló del riesgo de circular entre coches con los patinetes y la necesidad de dotar a nuestra ciudad de una infraestructura ciclista coherente y en red.

Opinión al respecto de Pedalibre

  • Que sólo los patinetes tipo A y segways puedan por los carriles bici.
  • Recalcar que no son equipos plenamente sostenibles ni participantes de una movilidad activa.
Captura-de-pantalla-2018-10-05-a-las-17.50.59

Articulo n.º 48 de la nueva ordenanza de movilidad donde se especifica dónde podemos estacionar nuestras bicis y VMP

Vehículos de dos ruedas, ciclomotores y motocicletas de tres ruedas y vehículos de movilidad urbana.

1. Las bicicletas, ciclomotores y motocicletas de dos <ruedas, triciclos asimilables a motocicletas y vehículos de movilidad urbana de los tipos A y B estacionarán de acuerdo a las reglas contempladas en este artículo.

2. Con carácter general, estacionarán en los espacios específicamente reservados al efecto.

3. En el supuesto de que no los hubiera, siempre que esté permitido el estacionamiento, podrán estacionar en las bandas de estacionamiento, en forma oblicua a la línea de acera y ocupando un máximo de 2 metros, de forma que no se impida el acceso a otros vehículos o el paso desde la acera a la calzada.

4. Excepcionalmente, cuando no sea posible el estacionamiento en los espacios indicados anteriormente, podrán estacionar sobre aceras cuando concurran todos estos requisitos:
a) Se trate de calles que no hayan sido declaradas como de “especial protección para el peatón”.
b) No exista banda de estacionamiento. Este requisito no será aplicable a bicicletas y VMU.
c) No exista señalización específica que lo prohíba.
d) Se respete en todo caso un ancho libre de paso de tres metros, así como una distancia mínima de 2 metros a los pavimentos tacto-visuales colocados en vados peatonales y encaminamientos, incluyendo los vinculados a paradas de transporte público.
e) El estacionamiento se realice en una única línea situada junto al bordillo y lo más próximo posible al mismo, con la siguiente disposición:

1. Paralelamente al bordillo en aceras de menos de 6 metros de ancho.

2. En semibatería o en ángulo, si la acera tiene más de 6 metros de ancho. Cuando exista acera-bici el ancho de acera disponible se contará desde el límite interior de la acera bici a la fachada.

5. Las personas usuarias de motocicletas y ciclomotores que deseen acceder a la acera para estacionar su vehículo conforme a las reglas contempladas en este artículo, únicamente podrán emplear la fuerza del motor para salvar el desnivel de la acera, debiendo realizar este acceso con diligencia, respetando la seguridad vial, la accesibilidad y la prioridad de tránsito de los peatones.Las personas usuarias de bicicletas, ciclos y VMU de tipo A y B que deseen acceder a la acera para estacionar en los aparcabicicletas instalados al efecto deberán desmontar del vehículo una vez abandonada la calzada y transitar a pie con él a su lado hasta el elemento de anclaje.

6. Los vehículos citados en el apartado 1 de este artículo no podrán ser estacionados en los siguientes espacios:
a) En el ámbito peatonal de las paradas de transporte público.
b) En el ámbito peatonal de las reservas de personas con movilidad reducida.
c) En el ámbito peatonal de las paradas de taxi.
d) Sobre tapas de registro o de servicios.

7. Los vehículos citados en el apartado 1 de este artículo no podrán ser anclados a elementos de señalización, elementos vegetales, bancos, marquesinas ni a otros elementos de mobiliario urbano. Excepcionálmente, además de a las horquillas y elementos aparcabicicletas de las reservas habilitadas al efecto, las bicicletas y VMU de tipo A y B podrán anclarse a vallas o elementos de mobiliario delimitadores de espacios u otros elementos de mobiliario cuando el estacionamiento se ajuste a lo previsto en el presente artículo y el anclaje cumpla todos estos requisitos:
a) No afecte a la funcionalidad o al acceso necesario a los mismos y se cumplan las condiciones descritas en los puntos anteriores.
b) No implique deterioro del patrimonio público.
c) No dificulte ni impida la realización por los servicios municipales de tareas de mantenimiento o reparación de tales elementos delimitadores y de mobiliario urbano.

Anuncios


5 comentarios

Valoración de la nueva Ordenanza de Movilidad de Madrid

Pedalibre y ConBici valoran la nueva Ordenanza de Movilidad de Madrid

IMG-20180527-WA0066
Bicis junto a una camioneta de Movilidad 

Tras muchos años de espera, acabamos de vivir el proceso de discusión y aprobación de la nueva ordenanza de movilidad de Madrid. Ha sido como un flash, quizá porque lo esperábamos con tantas expectativas y desde hace tanto tiempo que se nos ha pasado casi sin darnos cuenta.

La valoración es desigual. Siempre suele ser así en asuntos de este calado y complejidad. En el plano positivo, se percibe una clara voluntad de humanizar el centro de la ciudad, restándole tráfico motorizado, ampliando el espacio peatonal y, quizá lo más importante, pacificando el tráfico en muchas vías de la red secundaria en las que los vehículos a motor, que hasta ahora monopolizaban la circulación, van a sentirse menos cómodos. Es un buen punto de partida hacia una ciudad a escala más humana.

Bicicletas

IMG-20180527-WA0077
Bicicletas subiendo una rampa cerca de la M-30

Por lo que respecta a la bici, específicamente, hemos rascado algunos detalles de discriminación positiva, tan necesarios en un marco normativo tan sesgado hacia el coche, como la circulación en doble dirección (allá donde los coches no puedan hacerlo porque no caben) o el giro a la derecha con cruce cerrado. Tenemos también alguna mejora que caía por su propio peso (pero ¡necesitábamos una nueva ordenanza para hacerlo oficial!) como el uso de cierto mobiliario urbano para el aparcamiento, el transporte de personas y carga en las bicicletas o la circulación en paralelo de dos bicis.

En esta onda de oficializar lo obvio, hay otro aspecto, muy de matiz, pero importantantísimo, sobre el uso de los carriles, de forma que las bicis van poder utilizar el carril que necesiten para circular en las vías de más de un carril por sentido. El texto no es todo lo equitativo que habíamos solicitado pero al menos ya no hay duda sobre la posibilidad.

En el plano negativo, echamos de menos medidas más audaces para avanzar hacia la equidad en las calzadas: las bicis siguen sin ser consideradas vehículo merecedor de usar los carriles preferentes, con lo que se ven abocadas al atasco que no provocan, cuando no haya una vía ciclista específica. Apenas se toca ni cuestiona el modelo-coche en las vías principales, ni se percibe ninguna voluntad de humanizarlas haciéndolas más atractivas para el tráfico peatonal o el vehicular no motorizado… o el vehicular alternativo. Y aquí entramos en la parte más espinosa.

Vehículos de Movilidad Personal (VMP)

IMG_20180527_122456
Tres usuarios de patinetes eléctricos

Los VMP (Vehículos de Movilidad Personal; o VMU, como los denomina la ordenanza, donde se sustituye el Personal por el Urbana; tanto da) son tanto la gran novedad como los grandes damnificados del nuevo marco y, con ellos, se nos va una gran parte de la esperanza de conseguir una ciudad con menos coches. La ordenanza no va a permitir a los VMP ser una opción de transporte integral.

Cierto es que la primera culpable de la situación es la DGT que reconoce a los VMP como vehículos, pero no sólo deja en manos de cada municipio decidir por dónde deben circular, sino que, aún peor, establece que el permiso debe ser explícito. En Madrid, los VMP van a poder circular por muchos sitios. pero no por toda la ciudad. Esto es suficiente para que no sirvan, de forma general, para desplazarse a donde haga falta. Para que os hagáis una idea, la bici, al menos en teoría, sí que sirve porque, al menos en teoría, sí que tiene derecho a usar todos los viales, salvo autopistas. Los VMP, incluso los grandes y de potencia mucho mayor que la propia bici, van a tener menos derechos.

Es muy probable que el lobby del automóvil haya visto un adversario peligroso en estos vehículos pequeños que amenazan de verdad su monopolio de las calles. A la bici no la tienen tanto miedo: basta con mantener el estatu quo pseudobélico en las calzadas para que la bici siga siendo una opción marginal, al alcance sólo de un pequeño porcentaje audaz de la población, y ahí estamos, alrededor del 1 % de vehículos y gracias. Los VMP, si la normativa se lo permite, tienen un peaje de entrada menor que la bici y más potencial de conquistar las calles. Solución: la normativa no se lo permite.

Como posible efecto lateral negativo, se abre excesivamente la manga al uso por parte de los VMP de las hasta ahora escasas y paupérrimas vías ciclistas, con lo que una vez más, los parientes pobres de la movilidad, a los que ahora se unen los VMP, tendrán que pelearse por las migajas mientras los coches siguen monopolizando la ciudad.

Sólo nos queda esperar que con los VMP hubiera cierto miedo escénico a dar un salto muy grande de golpe y permitirles circular por toda la ciudad y que la ordenanza actual sea el paso hacia una próxima redacción en la que esto sí esté contemplado pero, claro, ¿cuánto tiempo tenemos que esperar para eso? ¿Otros doce años?

Madrid no puede esperar tanto


Las fotos son de la marcha por la Ciclovía Tren de Arganda del pasado 27 de mayo de 2018