Pedalibre

Asociación cicloturista y de ciclismo urbano


Deja un comentario

La Gran Vía podría tener su carril bici

La Gran Vía contará con un carril bici en todo su recorrido

Una importante ampliación del espacio peatonal, una plataforma única para los autobuses y un carril bici exclusivo de doble sentido, características de la Gran Vía de Madrid y ejemplo de una apuesta por la movilidad sostenible

WhatsApp Image 2018-07-16 at 16.26.27—Este titular podría haber sido posible de haberse producido una rectificación por parte del Área de Gobierno de Desarrollo Urbano Sostenible

Una delegación ampliada de Pedalibre-ConBici se entrevistó el martes 11 de julio con José Manuel Calvo —titular del Área— y le trasladó la necesidad de que Madrid no vuelva a perder de nuevo la oportunidad de subirse a la bicicleta.

Se desarrolló en un tono cordial, recordando la necesidad de no demorar más el desarrollo ciclista de Madrid y remarcando que un eje de la importancia de la Gran Vía no puede dejar de ser plenamente accesible a la bicicleta.

Nuestra intervención giró en torno a una serie de puntos, muchos de ellos ya comunicados previamente:

y todos ellos suficientemente acreditados y documentados:

    1. Carácter de las políticas públicas: las políticas públicas deben estar dirigidas a toda la población: el actual Ayuntamiento sí ha aplicado este carácter en otros temas como la renovación de la flota de autobuses, mejoras en el espacio peatonal, Plan A, rescate BiciMad, etc..
    2. Compromiso político por la bici: el partido que sustenta el actual Ayuntamiento deja claro este mismo criterio en su programa electoral, materializando su apuesta por la bicicleta a partir de un impulso amplio de la red ciclista que desarrolle una red de carriles bicis integrada y coherente en el contexto de crear una ciudad medioambientalmente responsable.
      1-Gran VíaIncluso declaraciones de quien luego fuera alcaldesa, Manuela Carmena, no deja lugar a dudas.Ante la pregunta de ¿Cómo valora la gestión de Ana Botella en materia de movilidad?Ha sido un fracaso absoluto. No ha abordado el problema principal, que es que en Madrid el coche se utiliza para todo. La puesta en marcha de BiciMad es positiva, pero se ha introducido con mucho riesgo, porque no hay un carril-bici en condiciones. Muchos amigos que lo usan están contentos, pero tienen constantemente la tentación de subirse a la acera por miedo al tráfico. Los carriles compartidos a 30 km/h no funcionan: no se respeta la velocidad, desaparecen abruptamente… un desastre. (Entrevista en Ciclosfera)
    3. Modelo sostenible de transporte: caminar, usar la bici y emplear el transporte público en exclusiva o complementariamente debe formar parte de la prioridad de un modelo sostenible de transporte y del aprovechamiento del espacio público.
    4. La bicicleta, alternativa real y posible para toda la población: dirigir la política a este objetivo es asegurarnos mejoras claras en el medio ambiente (cumplimiento de los objetivos del Plan A), ya que sustituye sobre todo los desplazamientos en coche y moto. (Barómetro de la bicicleta 2017).2-Gran Vía3-Gran VíaAdemás, la bicicleta contribuye en la lucha contra el cambio climático, a una mayor seguridad vial, una mejor salud pública y a un reparto más equitativo del espacio público.
    5. Máximo apoyo ciudadano a la promoción de la bici: toda política debe tener una base en la que apoyarse. En este sentido el amplio apoyo ciudadano expresado en el último Barómetro de la Bicicleta, más del 90 % se muestran a favor de que las administraciones promuevan el uso de la bici, no deja lugar a dudas. (Barómetro de la bicicleta 2017).4-Gran Vía
    6. Máximo apoyo ciudadano a la construcción de carriles bici, que junto a la necesidad de reducir el tráfico y su peligrosidad, constituye una de la condiciones y necesidades principales para el uso expansivo de la bicicleta en la ciudad (Barómetro de la bicicleta 2017).5-Gran Vía
    7. Máximo apoyo de los actuales ciclistas a los carriles bici, siendo más del 80 % quienes prefieren circular por estas vías antes que por las compartidas (Barómetro de la bicicleta 2017).6-Gran Vía
    8. Experiencias nacionales de éxito: ciudades como Barcelona, Vitoria, Zaragoza, Sevilla o Valencia arrojan datos incuestionables en cuanto al incremento de ciclistas a costa de un descenso en el uso del coche gracias a la inversión en infraestructura.7-Gran Vía
    9. Experiencias internacionales de éxito: ciudades en proceso de desarrollo como Toronto, Londres, Nueva York… indican claramente, como en el punto anterior, la relación clara, directa y contundente entre el número de usuarios de la bicicleta y su seguridad y la extensión de la red de vías ciclistas, lo que coincide con una de las conclusiones del Proyecto PASTA de ISG de Barcelona en un análisis con 167 ciudades europeas.8-Gran Vía
    10. Aprender de los errores: la brecha de género, edad y capacidad y el escaso crecimiento del uso de la bicicleta en Madrid ha de poner en cuestión políticas pasadas (y actuales) basadas en gran parte en la ausencia de infraestructura ciclista (carriles bici) y el empleo, casi en exclusiva e indiscriminado, de carriles compartidos con los coches (ciclocarriles).9-GranVía
    11. Aprender de los aciertos: recientes aforos realizados y dados a conocer de la calle Toledo y Santa Engracia, con y sin carril bici, debieran ser determinantes para la apuesta definitiva. Estos datos aun serían mayores de formar parte de una red ciclista cohesionada e intercomunicada.10-Gran Vía
    12. La reforma de la Gran Vía es ajena a todas estas conclusiones y no contempla una solución aceptable para la bicicleta, aun formando parte de un eje principal en una futura Red Básica Ciclista, según el Plan Director de la bicicleta aprobado por el Ayuntamiento.11-Gran Vía
    13. La bicicleta se somete al coche, tanto en los tramos compartidos (casi todos) como en el exclusivo de subida desde Plaza de España hasta Callao ya que por su situación, entre el carril bus-taxi-moto y uno convencional, queda condicionada por la contaminación y expuesta a ser sobrepasada por ambos lados por motorizados, a una diferencia de velocidad mayor que si el tramo fuera llano o de bajada.12-Gran Vía
    14. El incumplimiento de la limitación 30, es evidente: la sola limitación 30 como escenario que aumenta la seguridad percibida, además de la seguridad vial, y la gente se atreve a circular por la calzada como un vehículo más es calificada en el Plan Director como lógica simplista y optimista. Este mismo documento cifra el incumplimiento de la velocidad en el ciclocarril de hasta en un 93 %.
    15. El grado de estrés, seguirá siendo elevado y como tal el uso de la bicicleta quedará reservado solo a personas que están capacitadas para soportarlo. Es decir, en torno al 1 y 6 % de los posibles usuarios frente al 93 % o más restante) incumpliendo claramente el objetivo base del Plan Director de la Bicicleta (Política pública para una minoría) y sus conclusiones:[…] en calles donde el número de ciclistas es muy inferior al número de vehículos motorizados, es fundamental habilitar espacios segregados y de uso exclusivo para la bicicleta si se quiere conseguir esta reducción del nivel de estrés percibido.Dado que la red básica de itinerarios ciclistas coincide en gran medida con los ejes estructurantes de la ciudad que suelen ser también las calles con mayor capacidad para el tráfico motorizado, es obvio que la mayor parte de la red se apoyará en vías ciclistas segregadas y de uso exclusivo.13-Gran Vía14-Gran Vía15-Gran Vía
    16. El orden de prioridades se invierte, quedando la bicicleta en último lugar, por detrás del coche y la moto e incumpliendo los objetivos del mismo Plan Director y el propio programa electoral de Ahora Madrid (ver cuadro anterior).
    17. Se incumple el deseo principal que la ciudadanía expresó en el proceso participativo de la Pl. España respecto al tráfico (a falta de una pregunta en este sentido en el referido a la Gran Vía) de construir un carril bici en el entorno de la Plaza de España.16-Gran Vía
    18. Distintas decisiones pueden tener el aval técnico correspondiente y constituyen diversos grados de apuesta política: en ningún caso habría impedimento técnico en tanto que en origen se contemplaba la opción de un carril bici en todo el recorrido.Desde el Área de Gobierno de Desarrollo Sostenible justifican el proyecto de ejecución de la Gran Vía como una reforma que favorece al peatón y al transporte público, lo cual nos parece muy positivo pero desprecian totalmente el papel que desempeña, o podría desempeñar, la bicicleta en nuestra ciudad como medio ideal y popular para satisfacer una gran parte de los desplazamientos diarios. Queda arrinconada al espacio de juguete o instrumento deportivo y de ocio. En ningún caso contemplan este medio de transporte como elemento de transformación hacia un modelo de movilidad más sostenible lo cual se aleja no solo de su compromiso electoral y de las sucesivas declaraciones públicas de promoción de la bicicleta o del propio Plan Director de la bicicleta, sino también de compromisos políticos nacionales e internacionales como la pertenencia de Madrid a la Red de Ciudades por la Bicicleta o como ciudad firmante de la Carta de Aalborg. Niegan cualquier modificación que varíe la prevista configuración, la plataforma reservada de carril bus-taxi-moto y la sección prevista de acera por lo que el margen de variación del actual proyecto es prácticamente inexistente. La bicicleta queda, por tanto, en este proyecto SOMETIDA al tráfico de coches, motos, furgonetas, taxis, autobuses regulares y turísticos y a la contaminación derivada de ellos.
    19. La bicicleta vuelve a situarse como elemento marginal y su promoción se limita a campañas informativas o, a lo sumo, alguna pequeña actuación casi simbólica como puede ser los 1,75 km. de los casi 7 km del itinerario ciclista Pte. Franceses — Pl. Legazpi (solo se actúa desde Pirámides a Pl. Legazpi), la calle Santa Engracia, Toledo, Oporto o Bulevares. Actuaciones interesantes, pero que precisan necesariamente de muchísimas más para lograr la necesaria trama cohesionada, segura e interconectada de una Red Ciclista en la ciudad de Madrid. Recientes incorporaciones del carril bus-moto-taxi en grandes avenidas han desplazado a la bicicleta hacia el centro de la calzada exponiendo al ciclista a mayores niveles de estrés y contaminación y peticiones vecinales cursadas desde los Presupuestos Participativos en torno a la construcción de carriles para bicicletas son, en ocasiones, reconvertidas a ciclocarril, ignoradas o sencillamente retrasadas, cuando no bloqueadas, por la necesidad de estudios previos.
    20. La verdad que el futuro de la bici en Madrid no parece muy prometedor: desde ConBici lamentan que la Gran Vía, y Madrid en su conjunto, no se entienda como un espacio y una ciudad de gran repercusión para el resto de ciudades. La apuesta por la movilidad sostenible queda claramente incompleta si no incorporamos debidamente la bicicleta. Grandes e importantes vías como la Gran Vía, la Castellana y otras que conformen la necesaria Red Ciclista, deben rediseñarse a fin de crear espacios amables para la bicicleta donde se reduzca y termine por desaparecer la brecha de género, edad y capacidad y sea una verdadera alternativa de transporte para toda la ciudadanía. Estamos ya en la segunda mitad de legislatura y no hay evidencias de mejora sustancial en el reparto modal. ConBici, como entidad que trabaja por la movilidad sostenible apoya la propuesta desarrollada por Pedalibre e invita al Ayuntamiento de Madrid a que reconsidere su política en torno a la bicicleta.

 

 


Por último, queremos agradecer al Área de Gobierno de Desarrollo Sostenible y en particular a José Manuel Calvo, la atención prestada y por concedernos la oportunidad de poder expresarnos con entera libertad y confianza.

Solo esperamos que esta reunión haya servido como reflexión interna al actual equipo de gobierno de cara a repensar las políticas presentes y venideras que tienen como protagonista la bicicleta.

Anuncios


Deja un comentario

Por un carril bici protegido e independiente del tráfico motorizado en el itinerario Puente de los Franceses – Legazpi

Itinerario ciclista en paralelo al Parque Lineal Madrid Río (Distritos Arganzuela, Centro y Moncloa) (1)

WhatsApp Image 2018-06-29 at 23.14.12

Dentro de los itinerarios ciclistas comprometidos para llevar a cabo este año, se encuentra el que discurre en paralelo al Parque Lineal de Madrid Río, entre el Puente de los Franceses y la Plaza de Legazpi.

La actual senda de Madrid Río es un itinerario compartido por la bicicleta y el peatón que genera conflictos entre usuarios. El objetivo es definir un itinerario ciclista que dé servicio como infraestructura de movilidad a Moncloa, Centro y Arganzuela, en el entorno próximo al parque lineal Madrid-Río constituyendo una alternativa para todos los ciclistas que disminuya la conflictividad existente entre peatones y ciclistas en la senda compartida. Se busca un itinerario alternativo por el noreste al existir en esta margen una mayor concentración de destinos de máximo interés y una mayor continuidad de viario.

Este itinerario conecta longitudinalmente el Parque Lineal del Manzanares con la Senda Real y con el Anillo Verde Ciclista.

Según fuentes del Ayuntamiento, este itinerario debe cumplir los siguientes objetivos:

  • Ofrecer una alternativa a la senda compartida peatonal/ciclista del parque lineal de Madrid Rio.
  • Disminuir la conflictividad existente entre peatones y ciclistas en la senda compartida. Se busca un itinerario alternativo por el noreste al existir en esta margen una mayor concentración de destinos de máximo interés y una mayor continuidad de viario.
  • El proyecto de ejecución se divide en 3 tramos:
    • Tramo A: de 2,43 km, que va desde el Puente de los Franceses hasta el Paseo de la virgen del Puerto con la calle Segovia
    • Tramo B: de 3,49 km, desde el Paseo del Virgen del Puerto con calle Segovia hasta la Glorieta de Pirámides con Paseo de Yeserías
    • Tramo C: de 1,75 km, de la Glorieta de Pirámides hasta la Pl. de Legazpi
  • Según indica el anuncio de esta actuación, las soluciones empleadas han atendido a las necesidades y características de cada tramo, incorporando en todas ellas criterios de accesibilidad Universal empleando en el tramo A y la mayor parte del B la tipología de un ciclocarril y en el resto del B y el Tramo C, un carril bici.Imagen 1

 

Postura de Pedalibre

A falta de una mayor concreción de la propuesta, y al margen de las mejoras peatonales de este proyecto, las cuales apoyamos, desde Pedalibre sentimos una profunda desilusión en comprobar una vez más cómo esa accesibilidad y esas necesidades expresadas se alejan del objetivo principal que han de tener las actuaciones a favor de la bicicleta: materializar una verdadera alternativa de transporte, creíble, para toda la población.

Ya en junio del año pasado expresamos nuestra opinión sobre las actuaciones que presentó el Ayuntamiento para este año. Después de que hiciera una propuesta inicial de 8 itinerarios, escogió solo 2, de los cuales solo Camino de Vinateros y este itinerario que nos ocupa, y que no figuraba en esta propuesta, van a realizarse este año. Parece ser que queda fuera, de momento, la Avda. de Burgos (2)

Imagen2

A partir de la revisión del Plan Director de mediados del año pasado, y sobre la base de este documento, Pedalibre expresó el carácter que debieran tener las próximas actuaciones ciclistas.

Lamentamos que más de dos tercios del recorrido de este itinerario se aleje de estos criterios. Y expresamos nuestra perplejidad de que el Ayuntamiento de Madrid insista en el empleo en exclusiva de la figura del ciclocarril a pesar de que el propio Plan Director, habla de un incumplimiento de hasta el 93 %. de la velocidad máxima permitida de 30 km/h (3). Esto coincide con una de las conclusiones del estudio Velocidad excesiva y usuarios vulnerables de la Fundación Mapfre, que dice: cuanto menor es el límite de velocidad, mayores son los excesos.

No se entiende la adopción de criterios de ejecución alejados del propio Plan ni que las políticas públicas y los recursos empleados excluyan a partes muy importantes de la población. Además, en este mismo Plan Director de la Bicicleta deja clara la conveniencia de apostar por vías ciclistas segregadas y de uso exclusivo, creando espacio propio, diferenciado de los vehículos en aquellos ejes que coinciden con la red básica de itinerarios ciclistas, como es el caso, precisamente para atraer a la mayoría de la población que hoy por hoy está y se siente alejada de la bicicleta.

En resumen, la Asociación Pedalibre insta al Ayuntamiento de Madrid a que cumpla sus compromisos y dote a todo el eje conformado por las calles: Paseo de la Chopera, Yeserías, Paseo de Melancólicos, Virgen del Puerto, Paseo de la Florida y Av. de Valladolid del necesario carril bici pudiendo emplear la tipología de ciclocarril como complemento adicional y nunca exclusivo, a esta infraestructura principal (Sistema Dual del que habla el Plan Director):

  1. Porque si lo que se pretende es descongestionar Madrid Río, la tipología ciclista debe ofrecer el mismo grado de comodidad y seguridad que tiene una senda bici (ver los objetivos de este itinerario, arriba expresados)
  2. Porque el itinerario proyectado forma parte de la red básica debiendo cumplir una serie de condiciones claras de accesibilidad, seguridad, conectividad, homogeneidad y fácil reconocimiento
  3. Porque si queremos normalizar y fomentar el uso de la bicicleta hemos de adaptar las calles e invertir en infraestructuras pensando en las características de la bicicleta, del mismo modo que en su momento se ha hecho y se sigue haciendo con el automóvil. (Ver fotos del final)
  4. Porque el uso exclusivo del ciclocarril en vías principales ha demostrado su ineficacia en cuanto a que la bicicleta queda sometida a los problemas y riesgos comunes del tráfico motorizado: congestión, aparcamientos indebidos, velocidades elevadas, adelantamientos peligrosos, contaminación …, poniendo un factor claro de disuasión del uso de la bicicleta
  5. Porque si queremos más ciclistas en nuestra ciudad, sin que existan diferencias de género, capacidad, edad o estatus, toda la población debe sentirse atraída en utilizar la bicicleta
  6. Porque un carril bici exclusivo construido a costa de la calzada actual, reduce la capacidad viaria del tráfico de motor, reduciendo la contaminación de la zona
  7. Porque facilita el uso de otros medios limpios como los patines o patinetes
  8. Porque sitúa al ciclista en la parte menos contaminada de la calzada alejándolo del tráfico contaminante
  9. Porque lo demanda la población para usar la bicicleta y es lo preferido de los actuales ciclistasImagen 4Imagen 5
  10. Porque todas las ciudades con alta presencia y experiencia ciclista apuestan claramente por una red de carriles para bicicletas en ejes y vías principales, segregados y necesariamente interconectados
  11. Porque multitud de estudios demuestran la relación que hay entre la inversión en
    infraestructuras ciclistas exclusivas con el aumento en el uso de la bicicleta y su rentabilidad social, económica y de salud
  12. Porque la población española considera que el aumento en el uso de la bicicleta es clave para reducir la contaminación
  13. Porque para que la bici sea una alternativa de verdad, la población tiene que verla posible, atractiva, segura, cómoda, útil y plenamente accesible

Confiamos que el proyecto en curso incluya finalmente la necesaria infraestructura ciclista. Han pasado suficientes años como para ver que un modelo basado en exclusiva en ciclocarril no es válido (2013-15 fundamentalmente y siguientes). Ahí tenemos las cifras de aumento de ciclistas en el período 2016-2017 (últimas publicada), un 0,06 % en el reparto vehicular (no modal) de la almendra central de Madrid, situándose en 1,32 bicicletas por cada 100 vehículos. Un incremento muy bajo si lo comparamos con las motos, por ejemplo: 1,2 % de incremento anual y un 15,2 % en el reparto vehicular o con ciudades de nuestro entorno nacional en proceso de desarrollo ciclista: Valencia, Barcelona, Vitoria, Sevilla…


(2) Recordemos que el Plan Director se fija como meta un reparto modal (porcentaje de viajeros que usan un medio de transporte) de un 5% para 2025, cifra muy optimista y casi diríamos imposible de alcanzar con el ritmo de actuaciones ciclistas que se ejecutan y sus características.
(3) Recordemos que la velocidad media de una bicicleta convencional en ámbito urbano ronda los 15 km/h o menos en tramos de subida, bastante inferior de los poco respetados 30 km/h que marca un ciclocarril. Incluso la velocidad de las bicicletas de asistencia eléctrica Bicimad, está limitada a 25 Km/h.

Por qué en estas calles SÍ va a haber carril bici…. (Paseo de la Chopera, Paseo de Yeserías)Foto 1Foto 2

… y en estas otras NO (Virgen del Puerto, Paseo de la Florida,
Avda. Valladolid)Foto 3Foto 4Foto 5

 


WhatsApp Image 2018-06-29 at 23.14.13


Razones por las que la Asociación Pedalibre no participa en la convocatoria de Bachefestación del 15 de abril 2018

 

Diez razones por las que no vamos a la Bachefestación

  1. La Coordinadora de Madrid se creó como un espacio donde reivindicar mayor seguridad ciclista y recordar a las víctimas ciclistas y a sus familias a través de bicifestaciones trimestrales. No entendemos como una reivindicación sobre los baches puede haber sustituido u ocultado este primer objetivo.
  2. Es una convocatoria de ámbito local cuando la Coordinadora se constituyó para un ámbito regional.
  3.  No considera el estado de vías ciclistas tan importantes en nuestra región como la Vía Verde del Tajuña, el carril bici de Colmenar o el de San Martín de la Vega, que son recorridas por miles de ciclistas a la semana.
  4. Deja en un segundo plano vías ciclistas urbanas de Madrid de importancia como el Anillo Verde o carril bici de O-Donnell entre otras, a pesar de ser las más utilizadas en bicicleta.
  5.  No atiende a los cientos de kilómetros de carreteras secundarias en la región de Madrid cuyas condiciones son manifiestamente mejorables para la práctica y seguridad ciclista.
  6. Falta una mejor definición de la convocatoria, ya que reivindicar un mejor firme puede derivar en las llamadas a operaciones asfalto, objetivo principal para el tránsito de vehículos a motor. Vehículos que, a día de hoy, constituyen el tráfico mayoritario en nuestras calles, siendo este tipo de intervenciones una de sus principales demandas.
  7. No negamos que surcos, socavones y demás desperfectos de la calzada pueden ser la causa de accidentes ciclistas, pero tampoco podemos obviar que la alta velocidad de los vehículos de motor sobre un firme en óptimas condiciones es un gran peligro para ciclistas y peatones.
  8. El objeto de esta convocatoria, aun siendo importante, descuida algo tan fundamental para la seguridad ciclista como el cumplimiento de las normas o la modificación del código penal.
  9. La seguridad ciclista tiene mucho que ver con la presencia de bicicletas en las calles. A más bicicletas más seguridad. Se necesitan acciones dirigidas a cambiar las condiciones de nuestras carreteras, calles y avenidas, invirtiendo en las infraestructuras necesarias para adaptarlas a la bicicleta y así lograr la seguridad y atractivo que ahora no tienen.
  10. En todo caso, la Asociación Pedalibre es consciente que el estado del firme es importante para la seguridad de la bicicleta, por lo que insta a las autoridades competentes de Madrid y su región a que en el mantenimiento y reforma se tenga en cuenta el uso de la bicicleta en el viario urbano, arcenes de las carreteras, secciones e incluso la posibilidad de dotar infraestructura ciclista tal y como establecen planes no desarrollados como el Plan CIMA (Plan de Vías Ciclistas y peatonales de la Comunidad de Madrid) o el recientemente aprobado por la Comisión de Fomento del Congreso para construir vías ciclistas adyacentes y debidamente protegidas en carreteras interurbanas, de acuerdo a un futuro diseño y posterior aprobación del Plan Estratégico Estatal de la Bicicleta.


1 comentario

Por un carril bici en la Gran Vía

Firma para que la reforma de la Gran Vía incluya un carril bici en todo su recorrido

La Gran Vía es un gran eje de comunicación y merece un carril bici exclusivo en todo su recorrido, y sin embargo NO está contemplado en el proyecto actual.

El proyecto emblemático de la Gran Vía, que avanza en dar respuesta a los problemas medioambientales, de seguridad vial, de espacio público y de movilidad de Madrid, debe apostar por una mejora clara en la movilidad sostenible.

¿QUÉ PROPONEMOS?

Un carril bici exclusivo en toda la Gran Vía, desde Alcalá a Plaza de España, ubicado en el espacio de calzada, pero junto a la acera peatonal.

Según la Coordinadora Estatal en Defensa de la Bici (ConBici), a la que la Asociación Pedalibre pertenece, y la probada experiencia de ciudades europeas con mayor tradición ciclista, las vías ciclistas deben formar una RED en las calles y avenidas principales, debiendo ser:

  1. Segura, segregando de un modo eficaz el tráfico ciclista del tráfico motorizado y de los peatones.
  2. Cómoda, de modo que circular por ella sea fácil, con un diseño homogéneo que la haga reconocible y fácil de seguir e interpretar.
  3. Atractiva, accesible y continua, con facilidades de acceso a la vía ciclista desde otras vías y que ofrezca la posibilidad de continuar del principio al final de la vía ciclista sin necesidad de bajarse de la bici por defectos de diseño, nula protección ante la invasión de otros vehículos o tramos que dejan de ser vía ciclista de forma momentánea.

¿POR QUÉ EL PROYECTO ACTUAL NO ES SATISFACTORIO PARA LA BICI?

  1. No incluye un carril bici segregado en el tramo de subida Alcalá-Red de San Luis, dejando en la vía un único carril convencional que la bici ha de compartir con los vehículos motorizados.
  2. Propone un carril bici segregado entre Plaza de España y Callao que está mal ubicado entre el carril bus-taxi-moto y uno convencional.

La creación de un Área Central de Cero Emisiones (antes APR) reducirá de forma muy importante el tráfico de paso, lo cual es muy positivo para la calidad ambiental, pero no disminuye la intensidad del tráfico en el único carril convencional (el otro es el carril bus-taxi-moto) que queda, lo que es un factor claro de disuasión en el uso de la bicicleta. El carril compartido 30 no es una solución óptima que atraiga el uso de la bicicleta y menos aún en tramos de subida, como el de Alcalá-Red de San Luis, según apunta el propio Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid – PDMCM (documento marco que ha de regir todas las actuaciones ciclistas de Madrid). El incumplimiento sistemático de los límites de velocidad compromete la seguridad y comodidad ciclista en un carril compartido 30 (como refleja el PDMCM y el último informe de la Fundación Mapfre Velocidad y usuarios vulnerables).

La ubicación del carril bici propuesto de Plaza de España a Callao entre el carril bus-taxi-moto y uno convencional no representa la solución más adecuada para atender la demanda latente de los usuarios potenciales, tal y como reconoce el PDMCM. Compromete la seguridad del ciclista al encontrarse entre vehículos de más velocidad y tamaño –y máxime tratándose de un tramo de subida- junto con una mayor exposición a la contaminación al estar más al centro de la calzada (según el proyecto Life+Respira de la Universidad de Navarra). Las enormes diferencias físicas que hay entre un coche y una bici, hace que ésta se vea condicionada claramente y sometida a los problemas de seguridad, contaminación y congestión.

La Gran Vía, como tantas otras calles y avenidas principales de Madrid (Atocha, Alcalá, Castellana…) es un gran eje de comunicación y merece un carril bici exclusivo en todo su recorrido que forme parte de una futura RED de vías exclusivas para bicicletas de Madrid, que facilite el desplazamiento en bici seguro y rápido desde un extremo a otro de la ciudad. Esta red permitirá moverse en bici a todas las personas independientemente de su edad, vitalidad, destreza o valentía.

Petición en Change.org

Si quieres que aumenten significativamente los desplazamientos en bici por Madrid, con la consiguiente reducción de la contaminación:


Difunde esta iniciativa entre tus contactos y en las redes sociales.
Puedes usar los botones situados en la parte inferior de este artículo.

Calles para las personas ¡Usa la bici!


5 comentarios

La movilidad en bici en nuestra ciudad

El derecho a disponer de espacios propios y el pensar en todas las personas como potenciales ciclistas

Por otro modelo de movilidad

Calles para las personas

El camino que toda persona puede recorrer en su decisión de coger una bicicleta y empezar a moverse con ella en la ciudad puede ser tan variado como tipos de personas que hay. De ahí nuestro compromiso no solo con las experiencias individuales, sino con la consideración colectiva del uso de la bicicleta en su proceso de máxima extensión.
portada ciclismo seguro

Hoy en día, los consejos sobre Ciclismo Seguro que tan útiles han sido, siguen estando plenamente vigentes y forman parte de la documentación que conforman nuestros puestos informativos y la web. Pero somos conscientes de la limitación que supone centrarnos únicamente en las técnicas para circular con seguridad: no consigue atraer al número de gente deseable para que el uso de la bici urbana sea generalizada.
Por eso, en nuestro interés por querer normalizar y extender la bicicleta en Madrid, debemos dejar de apelar solo a cualidades y habilidades personales y facilitar otros caminos.

Como colectivo social comprometido que somos, no haríamos bien nuestro trabajo si no consideráramos la amplia diversidad de personas, opiniones, nivel de compromiso, edad, razones, temores, condiciones físicas, anhelos y experiencias al respecto. Tampoco haríamos bien si no miráramos a ciudades de nuestro entorno nacional y europeo que han conseguido, o están en vías de conseguir, buenos porcentajes en el reparto modal a favor de la bicicleta. Formar parte de ConBici nos permite tener una mirada amplia y global del tema.

Un buen desarrollo ciclista de una ciudad ha de tener también en cuenta las particularidades de la bicicleta con el fin de aumentar y ofrecer la mayor versatilidad, accesibilidad y posibilidad de uso. De la misma manera que se tienen en cuenta las características de los autobuses (carril bus, radio de giro exclusivo, reserva de espacio en paradas…) o de los viandantes (aceras, rebajes, pasos de cebra, bancos…), la bicicleta también precisa de espacios y medidas exclusivas (carril bici segregado, de prioridad ciclista, avanzabicis, atajos exclusivos…).

Además, es necesario intervenir también en el resto del tráfico para optimizar el uso y asegurar una buena calidad y capacidad de elección* ya que siempre va a haber espacios compartidos condicionantes.

IMG-20170604-WA0008

Y aún hay más. Siempre hemos considerado la bicicleta en el marco de un sistema de movilidad diferente del que tenemos y como elemento para hacer de nuestras ciudades lugares más habitables (desde hace años distribuimos material con estos mensajes). ¿Cómo no vamos, por tanto, a reclamar medidas que vayan en esa línea?

Asumimos esa responsabilidad como agentes activos de cambio.

Para quien esté interesado, en nuestra web hay multitud de referencias que demandan una ciudad pacificada y saludable, una reducción del número de coches y de la capacidad en nuestras calles, un mayor control de las infracciones, una velocidad máxima en ciudad de 30 km/h (Madrid 30) y una imposibilidad física de sobrepasarla, la extensión de las áreas de prioridad residencial, actuaciones que favorezcan la movilidad a pie y en transporte público, material impreso para preservar la distancia de seguridad, recuperar el tren como transporte complementario a las medias y largas distancias, actuaciones que preserven nuestro medio ambiente y nuestro patrimonio verde, etc.

Todo ello lo intentamos trasladar a las diferentes instituciones incluida la actual corporación del Ayuntamiento de Madrid y, con más o menos fortuna, vamos avanzando.

Podéis ver algunos ejemplos aquí:

Madrid está en una fase inicial de su desarrollo ciclista, aun así, ha dado pasos destacables como la puesta en marcha de BiciMAD y cierta cobertura basada en los carriles 30 compartidos (los demás también son compartidos). Pero, a pesar de cierto incremento en el número de ciclistas, el porcentaje en el reparto modal a favor de la bicicleta apenas es significativo y evidentemente nada comparable a ciudades de nuestro entorno europeo e incluso nacional.

Cambiar el modelo de movilidad existente es una tarea compleja no exenta de dificultades y resistencias: compromete cambios importantes que merecen información, grandes dosis de persuasión, confianza y determinación. Ya hemos superado la etapa del supuesto y forzado debate sobre sí o no al carril bici, también la falsa división social entre conductores de coches y bicis. Todos somos ciudadanos y nos toca decidir sobre qué medio utilizar en nuestro derecho a desplazarnos con seguridad y con la menor afección al entorno. Es el momento de impulsar una voluntad verdaderamente transformadora de nuestra ciudad con todas las infraestructuras y cambios que promuevan una nueva movilidad.

Pedalibre seguirá trabajando para que Madrid se llene de ciclistas anónimos en su tarea de llegar de la manera más eficiente y cómoda posible a sus destinos, y así mejorar el nivel de bienestar de nuestra ciudad para convertirla en un lugar saludable, limpio, accesible y seguro para todas las personas, usen o no la bicicleta.


Señal cuadrada

* Recientemente estamos comprobando la progresiva sustitución de las señales R-407 (circulares: La señal R-407 y la obligatoriedad de usar el carril-bici) por las cuadradas (reivindicación de Pedalibre) las cuales indican la reserva del carril para uso exclusivo de bicicletas sin obligar a su uso, lo cual desmiente totalmente el argumento de algún colectivo aislado de que al ciclista se le arrincona en el carril biciSe amplía, por tanto, la capacidad de elección y es una buena medida para aumentar las posibilidades de uso de la bicicleta.


El autor de este artículo es Miguel de Andrés, responsable del grupo de ciclismo urbano de Asociación Pedalibre.

Ciclistas en Arganzuela


1 comentario

Aportaciones de Pedalibre al anuncio de itinerarios ciclistas de 2017

Respondiendo a la invitación del Departamento de Planeamiento Viario de la D. G. de Espacio Público, Obras e Infraestructuras, para aportar sugerencias a los  itinerarios ciclistas presentados para su ejecución en el 2017, y a la espera de saber los proyectos definitivos, desde Pedalibre queremos expresar lo siguiente:

Descripción de los itinerarios

(Fuente: Ayuntamiento de Madrid)

Itinerario ciclista en paralelo al Parque Lineal Madrid Río (Distritos Arganzuela, Centro y Moncloa)

 La actual senda de Madrid Río es un itinerario compartido por la bicicleta y el peatón que genera conflictos entre usuarios. El objetivo es definir un itinerario ciclista que dé servicio como infraestructura de movilidad a Moncloa, Centro y Arganzuela, en el entorno próximo al parque lineal Madrid-Río constituyendo una alternativa para todos los ciclistas que disminuya  la conflictividad existente entre peatones y ciclistas en la senda compartida. Se busca un itinerario alternativo por el noreste al existir en esta margen una mayor concentración de destinos de máximo interés y una mayor continuidad de viario

Este itinerario conecta longitudinalmente el Parque Lineal del Manzanares con la Senda Real y con el Anillo Verde Ciclista.

 OBJETIVOS

 Ofrecer una alternativa a la senda compartida peatonal/ciclista del parque lineal de Madrid Rio.

Disminuir la conflictividad existente entre peatones y ciclistas en la senda compartida. Se busca un itinerario alternativo por el noreste al existir en esta margen una mayor concentración de destinos de máximo interés y una mayor continuidad de viario.

Itinerario ciclista Camino de Vinateros (Distrito de Moratalaz –Retiro)

 Este proyecto se desarrolla con el fin de fomentar la movilidad ciclista en todos los distritos conectando de este modo los distritos de Moratalaz y Retiro. Se engloba dentro de los ejes estructurantes del Plan Director de Movilidad Ciclista y conforma un eje Civico dentro de la Estrategia de Regeneración Urbana de la ciudad.

Este itinerario conecta con dos zonas verdes, el Parque de la Cuña O´Donnell con el Parque del Retiro 

 OBJETIVOS

 Convertir el Camino de Vinateros y la Av. de Moratalaz en un eje prioritario de modos verdes, como continuación de la Av. Dr. García Tapia, hasta su conexión con el distrito de Vicálvaro, consiguiendo una vía amable para el peatón y el ciclista, y donde predomine la coexistencia de estos medios con el transporte público. Conseguir lugares donde se favorezca la implantación de usos y actividades ciudadanas relacionadas con los equipamientos, la actividad comercial o los servicios públicos.

Itinerario ciclista Eje Norte: Tramo 1:  Avda. Burgos- Plaza Castilla; Tramos 2: Avda. Burgos – Príncipe de Vergara (Distrito Fuencarral-El Pardo y Chamartín)

 Este proyecto se desarrolla con el fin de fomentar la movilidad ciclista en todos los distritos y conseguir un Eje ciclable Norte – Sur. Se engloba dentro de los ejes estructurantes del Plan Director de Movilidad Ciclista.

 OBJETIVOS

 Crear un Eje Norte Sur que conecte con el centro de la ciudad a través de los distritos de Fuencarral y Chamartín.

Tal y como apuntábamos en una entrada reciente de nuestro blog, por las características de las calles que transcurren los itinerarios ciclistas presentados, el carácter vertebrador de los mismos y los criterios de inclusividad que establece el Plan Director, entendemos que la propuesta debe tender a crear las mejores condiciones posibles para atraer a nuevos usuarios de la bicicleta y a satisfacer la demanda actual y futura.

En este sentido, volvemos a insistir en las condiciones básicas que deben cumplir una vía ciclista como parte de una red por vías principales y que tomamos del Libro “Ciudades y Bicicletas” Con Bici (Ed. Pons-Seguridad Vial 2016) y el Manual Holandés de Infraestructura Ciclista (CROW, 2007)

  • Coherente:  tanto los itinerarios que se presentan como los futuros deben ofrecer una buena cobertura del territorio, priorizando los principales puntos de generación y atracción de viajes.
  • Directa: al hablar de la bicicleta como vehículo de tracción humana, correríamos el riesgo de que si no es lo suficientemente directa los ciclistas tienden a ignorarla por el ahorro de un esfuerzo físico inútil.
  • Segura: segregando de un modo eficaz el tráfico ciclista del tráfico motorizado y de los peatones, minimizando los riesgos en las intersecciones y proporcionando a los ciclistas la sensación de seguridad que la calzada por sí sola no les ofrece (sugerimos también, modificar la velocidad máxima del resto de la circulación como medida previa  a una Ciudad 30).
  • Cómoda: de modo que circular por ella sea fácil, con un nivel de estrés bajo, con un diseño homogéneo que la haga reconocible y fácil de seguir e interpretar, y con buena señalización que indique la situación de los destinos más importantes.
  • Atractiva: junto con las anteriores, debe atraer a los potenciales usuarios: un pavimento atractivo, señalización específica, bien iluminada, sombreada…
  • Accesible y continua: con facilidad para acceder a la vía ciclista desde otras vías y que ofrezca la posibilidad de continuar del principio al final de forma cómoda y segura.
  • Homogénea y fácil de interpretar: respondiendo casi siempre a la misma tipología de vía, mismo color, señalización uniforme, etc.

Asímismo, y aun sabiendo que está pendiente la elaboración del Manual de Infraestructura Ciclista que complemente el actual Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid, recordamos la alta potencialidad de la bicicleta en cuanto a transporte de personas y mercancías, por lo que la vía ciclista que vaya a ejecutarse debiera contar con una sección suficientemente amplia para que el tráfico ciclista de bicicletas con carga o pasajeros sea segura, cómoda y eficaz.

También creemos muy importante, que estas infraestructuras contribuyan a la creación de nuevos espacios peatonales, a una mejora de la calidad estancial y al aumento de zonas verdes. Reconocemos que las actuaciones ciclistas con cargo al 2016 han contribuido a mejorar la accesibilidad peatonal de las calles afectadas. Creemos que es un acierto que debe mantenerse.

  1. Itinerario ciclista en paralelo al Parque Lineal Madrid Río (Distritos Arganzuela, Centro y Moncloa): 
    1. Queremos aprovechar la ocasión para recordar la alianza que ha de haber entre la movilidad en bicicleta y peatonal. Ambas formas de desplazamiento, por su naturaleza, pueden compartir espacios, sin que ello signifique que no haya que regular e intervenir severamente para evitar conductas que puedan generar peligro.
    2. Sin tener que citar ejemplos de fuera de nuestras fronteras, en numerosas zonas de nuestro país se usa/usaba la bicicleta de forma natural sin que los viandantes se vieran amenazados por su presencia. Recuperar esta virtud debe contemplarse en todo desarrollo ciclista que se precie. Atender a las propias características de la bicicleta es básico para su desarrollo. Aun siendo un vehículo, no es cualquier vehículo y merece un trato equitativo con respecto a los demás.
    3. Somos conscientes que, durante muchos años, la bicicleta, en nuestra ciudad ha sido un objeto de ocio, juguete y deporte, engarzándose así en nuestra cultura. La incorporación paulatina de la bici al sistema de movilidad de una ciudad consolidada como Madrid precisa de actuaciones que hagan que los beneficios superen y compensen claramente los perjuicios que puedan derivarse. De este modo y poco a poco, la bici irá ocupando el espacio que le corresponde en la cultura ciudadana, como vehículo de cambio positivo, de progreso social y compromiso medioambiental.
    4. La apuesta por una senda bici compartida en Madrid Río, tal vez fuera demasiado avanzada para su tiempo, pero no por ello creemos que deba calificarse como equivocada. Estamos seguros que mayores grados de civismo y un mayor nivel de desarrollo ciclista hará de este espacio un lugar adecuado para que la convivencia entre ambas formas de desplazamiento puede darse de forma natural de acuerdo a determinadas condiciones.
    5. No obstante, y dada la alta concentración de ciclistas y viandantes que coinciden en este limitado espacio, sobre todo en fines de semana y época estival, parece aconsejable una doble alternativa ciclista.
    6. Si queremos que el itinerario propuesto, aparte de satisfacer la demanda real y latente de los barrios por los que transcurre, actúe en cierto modo como descongestionante de Madrid-Río, debería reunir condiciones similares a este último.
    7. Así, esta futura vía ciclista segregada, debiera contar con vegetación suficiente a ambos lados que proporcione la necesaria sombra en verano y cierta separación visual y protección a los contaminantes de los motorizados. Su diseño también contemplará una mayor calidad y versatilidad de los espacios estanciales dotándolos de aparcabicicletas, fuentes, bancos, paneles informativos, etc. 
  2. Itinerario ciclista Camino de Vinateros (Distrito de Moratalaz –Retiro)
    1. Reconocemos la voluntad del actual equipo de gobierno de complementar al Anillo Verde de un carácter comunicativo y no solo deportivo y de ocio. Para ello consideramos muy importante lo que llamamos radios que faciliten la comunicación de la periferia que sirve esta vía de circunvalación ciclista con el centro de Madrid. Tal es el itinerario que se nos presenta.
    2. La conexión debe darse conservando cierta homogeneidad con el Anillo Verde. Valoramos entre los objetivos descritos, la comunicación de zonas verdes y entendemos que esta futura vía ciclista daría continuidad, en cierto modo a estos valiosos espacios lo que constituiría un corredor verde de comunicación.
  1. Itinerario ciclista Eje Norte: Tramo 1:  Avda. Burgos- Plaza Castilla; Tramos 2: Avda. Burgos – Príncipe de Vergara (Distrito Fuencarral-El Pardo y Chamartín)
    1. Como apuntamos en el documento de alegaciones a los proyectos 2017 que remitimos en su momento, el eje norte sur lo consideramos esencial en la vertebración ciclista de una ciudad. En su momento propusimos que transcurriera por Castellana-Recoletos-Prado. Viendo que, de momento, esta propuesta no se contempla, sí vemos que una vía paralela formada por la Avda. de Burgos, Pl. Castilla, Ppe. Vergara, etc., podría complementar, que no sustituir, este eje tan importante.
    2. Al igual que las anteriores, la tipología de la vía ciclista debe satisfacer no solo la demanda existente, sino la creciente y la latente por lo que se apostará por vías segregadas del tráfico motorizado.

Final

Sentimos que las actuaciones para el año que viene se limiten a tres. Conscientes de las dimensiones y complejidad de la ciudad de Madrid, y de las inversiones que son necesarias, animamos a que estos tres proyectos sean complementados con otras tantas actuaciones que, si bien no beben del mismo presupuesto, sí podrían ampliar considerablemente la red ciclista en nuestra ciudad. Operaciones asfalto, remodelaciones de calles, proyectos emblemáticos tipo Gran Vía, Alcalá, Plaza de España, operaciones urbanísticas: Chamartín, Canalejas…, actuaciones distritales, propuestas presupuestos participativos, etc.

Itinerario Pio XII


Sobre el carácter de los nuevos itinerarios ciclistas

El renovado Plan Director de Movilidad Ciclista que nos fue presentado el pasado 6 de junio incorpora una serie de alegaciones entre las que se encuentran varias de las que hicimos.

Una de ellas se refiere a los criterios aplicables a la red de itinerarios ciclistas. Aparte de ser coherentes, directos, seguros, cómodos y atractivos deben ser también de fácil interpretación,  estar debidamente conectados, de fácil acceso y homogéneos, es decir, evitar en la medida de lo posible una variedad excesiva de soluciones en un mismo itinerario.

De entre la multitud de cuestiones clave y objetivos que contempla este documento, y que desde aquí recomendamos su lectura, sobre la tipología de la vía ciclista, considera que la oferta de vías segregadas suele aumentar notablemente la percepción de seguridad y favorece una circulación más relajada, tranquila y sin afección a las congestiones. Asimismo, el propio texto constata que cuando aumenta la velocidad o intensidad del tráfico motorizado aumenta la necesidad de habilitar espacios segregados para la circulación en bicicleta.

Dada que la Red Básica de Itinerarios Ciclistas coincide en gran medida con los ejes estructurales de la ciudad, que suelen ser calles con alta capacidad e intensidad para el tráfico motorizado, es obvio que la mayor parte de la red se apoyará en vías segregadas y de uso exclusivo ciclista para satisfacer las necesidades del grupo de usuarios más vulnerables y con mayor sensibilidad al estrés causado por el tráfico

Por tanto, parece razonable pensar que las actuaciones que vayan a ejecutarse a partir de ahora, entre las que estaría el itinerario por la Avda de Burgos, Pío XII… e incluso la Gran Vía, cumplirán estos principios al objeto de conseguir la máxima accesibilidad para un uso máximo de la bicicleta para toda la población.

Estamos convencidos que el actualizado Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid es un buen documento que puede (y debe) marcar el desarrollo ciclista de nuestra ciudad. Confiamos en que su grado de cumplimiento y de referencia y, evidentemente, el impulso, la inversión y la apuesta política, haga que nuestra ciudad recupere en el menor tiempo posible los años de retraso que lleva en movilidad en bicicleta.

Si quieres ver el Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid completo de 2008, pincha aquí:

Valoración del nuevo plan director de movilidad ciclista de Madrid

La revisión y actualización del Plan en: Revisión y actualización del Plan Director de Movilidad Ciclista

Recorrido por Madrid


3 comentarios

Valoración del nuevo Plan Director de Movilidad Ciclista de Madrid

Recorrido por Madrid

Recorrido por Madrid de una experta en movilidad de Davis-California

La revisión y actualización del Plan Director de Movilidad Ciclista define las nuevas estrategias de intervención en materia ciclista por el Ayuntamiento de Madrid. En concreto, el documento se ha elaborado con un objetivo común que resume su espíritu, el de la equidad ciclista, entendida como la promoción de la movilidad ciclista para el conjunto de la ciudadanía, atendiendo las necesidades de todos. Y parte de la base de que la bicicleta como un vehículo más debe tener su presencia en la calzada.

De esta manera la movilidad ciclista con su aliada natural, la movilidad a pie, y su complementariedad con el transporte público va a ayudar a permitir un uso más amable y eficiente del espacio público, disminuyendo el impacto ambiental de la movilidad y consiguiendo una ciudad más amable para todos.

Desde Pedalibre valoramos positivamente la actualización del Plan Director que tuvo su origen en 2008. Confiamos que el grado de cumplimiento y grado de coherencia en las actuaciones sea mayor que el que le ha precedido y que las futuras intervenciones e infraestructuras ciclistas de nuestra ciudad sean útiles y suficientemente atractivas para que todas las personas puedan moverse en bicicleta con seguridad, comodidad y eficacia.

Documentación del Plan Director de Movilidad Ciclista en la Oficina de la Bici del Ayuntamiento de Madrid.


ALEGACIONES DE PEDALIBRE AL DOCUMENTO DE REVISIÓN Y ACTUALIZACIÓN DEL PLAN DE MOVILIDAD CICLISTA DE MADRID

En uno de los talleres celebrados para preparar la revisión y actualización del Plan Director de Movilidad Ciclista, desde Pedalibre aportamos una serie de ideas para que formara parte de ese documento.

  1. La infraestructura ciclista como elemento modificador de la capacidad del viario,
  2. Una sección más amplia, proporcionada y justa para las vías ciclistas.
  3. Criterios de diseño diáfano de las intersecciones, especialmente allí donde existan vías ciclistas.
  4. La elección de una vía ciclista no debe excluir una reforma más general de la calle y una intención de mejorar el entorno.

https://pedalibre.files.wordpress.com/2016/12/aportaciones-pedalibre-ii-jornadas-actualizacic3b3n-pdmcm.pdf

untitled-iii

 

 

También hacíamos referencia al libro “Ciudades y Bicicletas” que publicó recientemente Conbici y editó la Fundación Pons-Seguridad vial y que consideramos una guía imprescindible como referencia en toda actuación ciclista. A este respeto, introdujimos el concepto de Ciudad Ciclable, defendíamos que las vías ciclistas deben formar una red en las vías y avenidas principales, ejecutables en un tiempo razonable y que esta red debe ser coherente, directa, segura, cómoda, atractiva, accesible, continua, homogénea y fácil de interpretar. A estas condiciones sumamos el potencial de contribuir a la creación de nuevos espacios peatonales en la ciudad.

Vemos con agrado que varias de estas aportaciones y algunos de los análisis que hemos hecho en estos últimos años tienen reflejo en este documento y celebramos el criterio general de equidad ciclista (inclusión ciclista). Solo teniendo esto en cuenta conseguiremos una ciudad verdaderamente amigable a la bicicleta.

Desde aquí queremos resaltar y volver a publicar el fantástico texto que aparece al comienzo del Plan y que sintetiza el enfoque de esta revisión. No podemos estar más de acuerdo.

A continuación pasamos a exponer una serie de puntos que vendrían a complementar algunos aspectos del documento que se nos presenta:

1. Dentro de los usuarios de la bicicleta hay un aspecto que, aparte de los que se señalan, creemos que es importante ya que modula el perfil de quien utiliza la bicicleta. Siempre hemos defendido la potencialidad de la bicicleta para otros usos aparte de trasladar a quien la conduce. Nos referimos al transporte de mercancías y de personas. Aparte de la conveniencia de tener el necesario encaje legal, el modo de circular de una persona y la maniobrabilidad de la bicicleta es diferente cuando va de “vacío”, cuando va tirando de un remolque cargado de mercancías o cuando está transportando menores – sillitas, semitándems, remolques portaniñ@s… Entendemos que en estos casos, la sección, diseño y mayor seguridad de la vía ciclista, las intersecciones y la pacificación, reducción o supresión del tráfico motorizado, es si cabe, aún más importante.

Untitled iv.jpg

Por esta elevada diversidad en el uso de la bici creemos que los gráficos que miden el nivel de estrés pueden verse ligeramente alterados.

2. Dentro de los criterios básicos que debe tener una vía ciclista debe sumarse el de homogénea y fácil de interpretar, accesible y contínua. Aunque a veces se da por hecho, la práctica demuestra las dificultades que en ocasiones presenta seguir una vía ciclista (itinerario) e interpretarla adecuadamente. Para ello, tengamos en cuenta el gran abanico de potenciales ciclistas a los que va dirigido el Plan y el creciente número de turistas.

3. Otro aspecto importante, y que ya figuraba en el documento de aportaciones que en su momento enviamos, es el aumento en la sección de las vías ciclistas. Vemos que hay un avance en las medidas que se proponen pero aun así echamos de menos una mayor sección para facilitar todas las posibilidades de circulación y uso. Bicicletas especiales o con algún dispositivo anejo, con objetos voluminosos, adelantamientos, mayor zigzagueo en las subidas, etc. Entendemos que las medidas y los resguardos propuestos y los resguardos deben ser anchos mínimos.

No terminamos de entender la menor sección en lo que el documento llama Banda de Protección, y máxime en tramos ascendentes (D.4.g). Esta propuesta resulta valida en aquellas calles estrechas para poder acceder a los avanzabicis correspondientes, en el supuesto de atasco de los vehículos motorizados. El espacio podría sacarse bien suprimiendo la banda de aparcamiento o sustituyendo el aparcamiento en batería por en fila (alegación de Pedalibre a los proyectos 2016) y siempre con el resguardo correspondiente.
En todo caso, queda pendiente definir sobre la base de los criterios que establece el presente documento y las alegaciones presentadas, las secciones tipo para vías acondicionadas para la bicicleta entre otras (D.8)

4. En el apartado combinación bicicleta y autobús (D.6) y en particular en la creación de un futuro carril bus-bici, debemos tener en cuenta el uso que actualmente se hace en Madrid de estos carriles exclusivos, por los taxis y las motos, tal y como al final termina por indicar el documento. Es previsible una mayor afección por el aumento del tráfico ciclista lo que puede merecer reconsiderar el uso que ahora hacen estos vehículos del carril reservado. Igual análisis podría aplicarse en la utilización de los “avanza”.

untitled-v

5. Dentro de las señales propuestas, creemos importante introducir la del giro a la derecha en caso de semáforo en rojo. Aun coincidiendo con el análisis que se hace (D.7.b) entendemos que hay numerosos cruces regulados por semáforos que no tienen paso peatonal y podría aplicarse sin mayor problema.

6. Estudiar el cambio en el diseño del ciclocarril y reforzar su presencia con doble línea discontinua. De este modo, e igual que sucede con el carril bus, incrementamos la diferencia con un carril convencional (alegación de Pedalibre a los proyectos 2016, que contenía también una separación de los símbolos –sharrows y 30- para evitar confusión –incluido en el documento F.1)

untitled-vi

7. Dentro del punto D, para favorecer la intermodalidad, en especial la de bici-metro-cercanías, conviene facilitar el acceso de las bicicletas a través de rampas o canaletas específicas.

Desde Pedalibre consideramos muy acertado el documento como espacio referencial en el desarrollo ciclista. Pensamos que una nueva movilidad basada en transportes sostenibles merece una planificación y ejecución seria, coherente, sostenida en el tiempo, y por el retraso que sufrimos, intensa.

No obstante, creemos necesaria la redacción de un manual de infraestructura ciclista que complemente este documento de Revisión del PDMCM y unifique la infraestructura ciclista en Madrid.

Tenemos la convicción, y todas las encuestas van en esa línea, que la población está deseosa de introducir la bicicleta en su vida cotidiana. Cada vez somos más conscientes de nuestros compromisos en la lucha contra el cambio climático y por conseguir una ciudad más limpia y respetuosa. Desde aquí animamos a todos los actores que no perdamos tiempo y facilitemos todos los cambios normativos, de infraestructuras, culturales, etc. para llegar a ese objetivo en el menor plazo posible.

 


VALORACIÓN DE PEDALIBRE SOBRE LAS PRÓXIMAS ACTUACIONES CICLISTAS PARA 2017

propuestas-itinerarios-2017

El pasado 15 de diciembre, en el seno del Foro Ciclista, después de anunciar la creación de 40 kilómetros de vías ciclistas para el 2017, se presentaron las propuestas de itinerarios ciclistas para ese año. Sobre éstas, se nos invitó a las diferentes asociaciones que allí estábamos representadas, que eligiéramos tres itinerarios prioritarios.

Pedalibre celebra estos proyectos pero echa en falta mayor concreción para poderlos valorar debidamente. Asimismo, no terminamos de entender por qué se han de elegir tres, ya que todas ellas suman más o menos los 40 kilómetros anunciados.

De todos ellos, echamos de menos uno que consideramos de vital importancia como es el eje Castellana-Recoletos-Prado… Este itinerario, aun figurando como tal en los planos (red ciclable existente) como ciclocarril, entendemos que precisa de una revisión y un planteamiento en profundidad que eleve su accesibilidad y seguridad. Solicitamos sea incluido entre las actuaciones del 2017.

Creemos, por tanto, necesario incorporar este itinerario a todas las propuestas presentadas para ejecutarlas en el presente año e incluso, sumar algunas con fuerte apoyo popular y largamente reivindicadas como Arturo Soria.

Pensamos que todas las propuestas son muy necesarias. Muchas de ellas forman parte de esa red radial que necesita Madrid (tomando como referencia el Anillo Verde) y otras son ejes longitudinales importantes.

De entre estos últimos están el IT1 y el IT2 que, por su continuidad, creemos que debieran formar parte de un único itinerario. Por el plano intuimos que transcurren por las calles Avda. Brasilia – Corazón de María – Alfonso XIII (IT2) y seguiría por Pío XII – Caídos división Azul – Avda. Burgos hasta enlazar con el anillo verde (IT1). Daría continuidad al itinerario, de la Avda. de los Toreros (en estos momentos en ejecución) hasta conectar con Santa Engracia. Este eje longitudinal merecería proyectarlo hacia el sur, por ejemplo por Doctor Esquerdo.

Como eje transversal, destaca el IT4, que enlaza el anillo verde por el este y la Dehesa de la Villa por el oeste. Por el plano, deducimos que transcurre por Francos Rodríguez – Juan de Olías – General Perón (4.1) Concha Espina – Ramón y Cajal (4.2) José Silva – Ulises – Moscatelar – Silvano (4,3) y conecta distritos básicamente residenciales: Hortaleza, Ciudad Lineal, Estrecho…, pero en los que hay numerosos polos atractores (centros comerciales, educativos, D.G.Tráfico, bibliotecas, parques, etc.) con el entorno de la Castellana donde se encuentran un gran número de empresas, oficinas y un importante estadio de fútbol. Es el único eje de los presentados que tendría un trazado “completo” ya que une el este con el oeste.

Otro sería el IT5 que da servicio a parte del distrito de Moratalaz y en su proyección con el IT6 (mismo itinerario) llega hasta Valdebernardo. Por el plano intuimos que transcurre por calles principales como Camino de Vinateros o Hacienda de Pavones y comunica con el anillo verde. Ambos distritos tienen una densidad de población muy alta y son origen de muchos desplazamientos

También tenemos el IT7 por Méndez Álvaro que pasa por diferentes estaciones de cercanías e intercambiadores de transporte y termina conectando con el anillo verde a la altura de Entrevías.

El IT8 que en su ruta facilita la conexión de barrios tan populosos como Usera y Carabanchel a los itinerarios de la Avda. de Oporto , Antonio Leyva y Toledo, en estos momentos en ejecución.

Por último, el IT3 que transcurre por el Barrio del Pilar aparece un tanto aislado en cuanto a no conectar por el oeste con el anillo verde ni al este con ninguna vía ciclista. Merecería la pena prolongar este itinerario por ambos lados y enlazar con el IT1 salvando las vías del tren.

Como vemos, todos los itinerarios ciclistas que se presentan conectan barrios de Madrid con el centro. Es por ello que entendemos que ninguno sobra. Es más, la ejecución de estas propuestas servirían de base a otras complementarias venidas de los trabajos que se pueden desarrollar en los distritos y que ya fueron apuntados en la última sesión del Foro Ciclista.

La mayoría de estos itinerarios transcurren por calles principales lo cual celebramos. Pero, a falta de conocer el detalle de los mismos, queremos resaltar la importancia de dotar de verdadera capacidad y presencia a estas futuras vías ciclistas. El número de desplazamientos que se presumen, tienen su origen en zonas fundamentalmente residenciales. Los distritos por los que pasan son de muy alta densidad de población: Entrevías, Usera, Carabanchel, Moratalaz, Hortaleza, Barrio del Pilar… Merecen que la actuación que se lleve a cabo, no solo prevea un alto número de ciclistas, sino que su diseño, medidas, accesibilidad, eficacia y confortabilidad provoque un verdadero efecto llamada y contribuya a la mejora estancial y peatonal de las calles y barrios por los que transcurren.