Pedalibre

Asociación cicloturista y de ciclismo urbano


6 comentarios

Fiesta de la bicicleta 2016: valoración

fiesta-bici-3

Bicis en los túneles de Castellana Norte

El domingo 2 de octubre, asistimos a una nueva edición de la Fiesta de la Bicicleta, con importantes novedades. La más destacable es la modificación en el recorrido y el concepto mismo de este evento, que se aleja de lo que había sido hasta ahora.

Se crea una ciclovía en todo el eje que conforma Castellana-Recoletos-Prado, quedando cerrado al tráfico motorizado desde más allá de la Plaza de Castilla hasta Atocha.

Según hemos podido ver en esta jornada, la nueva Fiesta de la bicicleta nos merece los siguientes comentarios:

Ventajas

Relacionadas con el modelo de Ciclovía

Permite el desarrollo continuo de otras actividades lúdicas, complementando el carácter festivo de la jornada: conciertos, números circenses, reparto de refrescos, etc.

Al no circular en pelotón, facilita la incorporación y salida del espacio creado, lo que disminuye el estrés que provocaba, en anteriores ediciones, un contratiempo mecánico de la bici, cualquier otro tipo de parada, la conducción más relajada e imprevisible de los menores, etc.

Desaparece el rigor de tener que empezar a una hora y en un sitio en concreto. Hubo muchas familias que se incorporaban a lo largo de la mañana.

Se mejora la permeabilidad peatonal al no existir la intensidad que provoca la circulación en pelotón y estar repartido en todo el eje. En varias ocasiones comprobamos cómo los ciclistas se paraban en semáforos en rojo para dejar cruzar a los peatones, lo que demuestra la conciencia de muchos en una futura ciudad más peatonal y ciclista (no así en algunas rutas de ida establecidas desde diferentes puntos de salida en donde la policía indicaba a los ciclistas que siguieran circulando pese a tener semáforos en rojo y peatones con intención de cruzar)

fiesta-bici-4

Parada espontánea del grupo ciclista para facilitar cruce peatonal

Permite el disfrute peatonal y ciclista de lugares tan emblemáticos como la Plaza de Cibeles, Colón, Neptuno, etc. Había mucha gente alrededor de estas plazas merendando, haciéndose fotos o disfrutando simplemente de ellas.

Otras

El horario ampliado hasta las 14:30 ofrece un plan completo para toda la mañana.

El eje de la Castellana ha facilitado el traslado en bicicleta a muchos centros de interés cultural: Prado, Thyssen, Arqueológico… paisajísticos: Salón del Prado… arquitectónico, urbano y comercial.

Facilita  que toda la población pueda comprobar las ventajas de recorrer en bicicleta este eje importantísimo para la ciudad.

El recorrer el túnel bajo la Plaza de Castilla ofrece un atractivo extra al recorrido, en especial para los más pequeños.

La fórmula de columnas empleada para trasladarse desde fuera de la M-30 ha funcionado bien. Esta extensión ha sido mejorada por diferentes colectivos ciclistas, ampliándolo directamente a los barrios: Vallecas, Ciudad Lineal, Vicálvaro…

Los mensajes difundidos por megafonía se alejan de identificar esta fiesta (y la bicicleta) como una prueba deportiva, tal y como venía siendo hasta ahora. Se difunden mensajes de uso diario de la bici y de los valores y ventajas de esta práctica.

Muy acertada la idea de crear un circuito vial de aprendizaje para la circulación ciclista en ciudad (en Neptuno)

El número de líneas de autobuses afectadas es mucho menor que con el anterior formato

Defectos

El carácter de ciclovía hace que su uso sea más allá del exclusivamente ciclista. Por eso hay que atender a que también va a ser recorrido en patines, patinetes o cualquier otro vehículo de tracción humana. En este sentido, en alguna parte del recorrido había cables cruzando (a la altura de Colón, por ejemplo) lo que provocaba situaciones de riesgo para estas personas.

Excesiva presencia de firmas comerciales, lo cual podemos entender en tanto que participan en la organización y coste del evento pero que distorsionan en cierto modo el interés y la proyección futura del mismo.

Algunos de los  escenarios estaban situados en lugares excesivamente soleados y no disponían de ningún  toldo o sombrilla que evitara la excesiva exposición al sol de los artistas.

En alguna de las rutas de ida, la policía consideraba al grupo ciclista como “un pelotón” indivisible creando situaciones un tanto incómodas para algunos peatones que querían cruzar haciendo uso de la fase verde del semáforo. A pesar de que varios ciclistas hacían ademán de quererse parar en los semáforos en rojo para dejar pasar a los peatones, la policía les indicaba que siguieran.

Propuestas

En la práctica, la fiesta de la bicicleta ha supuesto la extensión por el norte de la ciclovía del Paseo del Prado. Creemos que ha funcionado muy bien y podría pensarse en hacerla con mayor frecuencia.

Que quienes guíen las diferentes rutas de acceso consideren, en la medida de lo posible, compatibilizar la circulación ciclista con las normas generales de tráfico. No es muy educativo que un menor sobrepase un semáforo rojo (aunque no nos olvidamos que también es norma hacer caso a los agentes)

La próxima edición de la fiesta de la bicicleta podría coincidir con actividades,  iniciativas u ofertas culturales venidas desde los diferentes museos de la zona.

fiesta-bici-1

Bicis y ambiente festivo


18 comentarios

Nuevo formato de la Fiesta de la Bicicleta

20151005_092911

La Fiesta de la Bicicleta en Madrid

De cara a la edición de 2016, el ayuntamiento de Madrid ha cambiado el formato de la conocida como “Fiesta de la Bicicleta” con varios criterios, algunos de ellos coincidentes con reivindicaciones de Pedalibre respecto a dicha fiesta. Concretamente, Pedalibre ha cuestionado largamente el carácter de circuito cerrado y de excepcionalidad que siempre se ha dado a este evento, reivindicando un enfoque más integrador con el tráfico general de las calles. Entendemos que es una fiesta, que es un evento, y que no va a ser tráfico cotidiano como el del día a día pero nunca nos ha gustado ese carácter de “vamos a cerrar las calles un rato para que uds. pedaleen pero, cuidado, que luego vienen los coches otra vez” que siempre ha tenido la fiesta en cuestión.

En ese sentido, valoramos positivamente que el gobierno municipal haya variado el formato siguiendo exactamente ese criterio. Está por ver qué tal sale pero nos parece que es una medida valiente y con mucho potencial para funcionar bien y contribuir a emitir un mensaje diferente.

Somos conscientes también de que habrá gente que echará de menos la versión anterior, de la que se pierde la sensación de recorrer la ciudad, dado que el circuito cerrado que se mantiene en el formato nuevo, aunque es muy largo, discurre todo él por la misma calle (eje Castellana), con lo que se puede acabar con la sensación de estar dando vueltas. Al mismo tiempo, nos parece una evolución interesante hacia el concepto de la Ciclovía tal cual se practica semanalmente en varias ciudades de Sudamérica con un gran éxito popular que, quizá, con el tiempo, podemos aspirar a reproducir aquí.

Valorando pros y contras, nos parece que el nuevo formato de la Fiesta de la Bicicleta mejora el anterior y apreciamos especialmente que recoja una pequeña pero histórica reivindicación de Pedalibre que, probablemente, además, compartamos con otros colectivos pro-bici.

Esperamos que la fiesta se lleve a cabo con éxito y que todo el mundo disfrute y tenga la ocasión de imaginar cómo podría ser nuestra ciudad si evitáramos el monopolio que actualmente ejercen los vehículos a motor.