Pedalibre

Asociación cicloturista y de ciclismo urbano


5 comentarios

La movilidad en bici en nuestra ciudad

El derecho a disponer de espacios propios y el pensar en todas las personas como potenciales ciclistas

Por otro modelo de movilidad

Calles para las personas

El camino que toda persona puede recorrer en su decisión de coger una bicicleta y empezar a moverse con ella en la ciudad puede ser tan variado como tipos de personas que hay. De ahí nuestro compromiso no solo con las experiencias individuales, sino con la consideración colectiva del uso de la bicicleta en su proceso de máxima extensión.
portada ciclismo seguro

Hoy en día, los consejos sobre Ciclismo Seguro que tan útiles han sido, siguen estando plenamente vigentes y forman parte de la documentación que conforman nuestros puestos informativos y la web. Pero somos conscientes de la limitación que supone centrarnos únicamente en las técnicas para circular con seguridad: no consigue atraer al número de gente deseable para que el uso de la bici urbana sea generalizada.
Por eso, en nuestro interés por querer normalizar y extender la bicicleta en Madrid, debemos dejar de apelar solo a cualidades y habilidades personales y facilitar otros caminos.

Como colectivo social comprometido que somos, no haríamos bien nuestro trabajo si no consideráramos la amplia diversidad de personas, opiniones, nivel de compromiso, edad, razones, temores, condiciones físicas, anhelos y experiencias al respecto. Tampoco haríamos bien si no miráramos a ciudades de nuestro entorno nacional y europeo que han conseguido, o están en vías de conseguir, buenos porcentajes en el reparto modal a favor de la bicicleta. Formar parte de ConBici nos permite tener una mirada amplia y global del tema.

Un buen desarrollo ciclista de una ciudad ha de tener también en cuenta las particularidades de la bicicleta con el fin de aumentar y ofrecer la mayor versatilidad, accesibilidad y posibilidad de uso. De la misma manera que se tienen en cuenta las características de los autobuses (carril bus, radio de giro exclusivo, reserva de espacio en paradas…) o de los viandantes (aceras, rebajes, pasos de cebra, bancos…), la bicicleta también precisa de espacios y medidas exclusivas (carril bici segregado, de prioridad ciclista, avanzabicis, atajos exclusivos…).

Además, es necesario intervenir también en el resto del tráfico para optimizar el uso y asegurar una buena calidad y capacidad de elección* ya que siempre va a haber espacios compartidos condicionantes.

IMG-20170604-WA0008

Y aún hay más. Siempre hemos considerado la bicicleta en el marco de un sistema de movilidad diferente del que tenemos y como elemento para hacer de nuestras ciudades lugares más habitables (desde hace años distribuimos material con estos mensajes). ¿Cómo no vamos, por tanto, a reclamar medidas que vayan en esa línea?

Asumimos esa responsabilidad como agentes activos de cambio.

Para quien esté interesado, en nuestra web hay multitud de referencias que demandan una ciudad pacificada y saludable, una reducción del número de coches y de la capacidad en nuestras calles, un mayor control de las infracciones, una velocidad máxima en ciudad de 30 km/h (Madrid 30) y una imposibilidad física de sobrepasarla, la extensión de las áreas de prioridad residencial, actuaciones que favorezcan la movilidad a pie y en transporte público, material impreso para preservar la distancia de seguridad, recuperar el tren como transporte complementario a las medias y largas distancias, actuaciones que preserven nuestro medio ambiente y nuestro patrimonio verde, etc.

Todo ello lo intentamos trasladar a las diferentes instituciones incluida la actual corporación del Ayuntamiento de Madrid y, con más o menos fortuna, vamos avanzando.

Podéis ver algunos ejemplos aquí:

Madrid está en una fase inicial de su desarrollo ciclista, aun así, ha dado pasos destacables como la puesta en marcha de BiciMAD y cierta cobertura basada en los carriles 30 compartidos (los demás también son compartidos). Pero, a pesar de cierto incremento en el número de ciclistas, el porcentaje en el reparto modal a favor de la bicicleta apenas es significativo y evidentemente nada comparable a ciudades de nuestro entorno europeo e incluso nacional.

Cambiar el modelo de movilidad existente es una tarea compleja no exenta de dificultades y resistencias: compromete cambios importantes que merecen información, grandes dosis de persuasión, confianza y determinación. Ya hemos superado la etapa del supuesto y forzado debate sobre sí o no al carril bici, también la falsa división social entre conductores de coches y bicis. Todos somos ciudadanos y nos toca decidir sobre qué medio utilizar en nuestro derecho a desplazarnos con seguridad y con la menor afección al entorno. Es el momento de impulsar una voluntad verdaderamente transformadora de nuestra ciudad con todas las infraestructuras y cambios que promuevan una nueva movilidad.

Pedalibre seguirá trabajando para que Madrid se llene de ciclistas anónimos en su tarea de llegar de la manera más eficiente y cómoda posible a sus destinos, y así mejorar el nivel de bienestar de nuestra ciudad para convertirla en un lugar saludable, limpio, accesible y seguro para todas las personas, usen o no la bicicleta.


Señal cuadrada

* Recientemente estamos comprobando la progresiva sustitución de las señales R-407 (circulares: La señal R-407 y la obligatoriedad de usar el carril-bici) por las cuadradas (reivindicación de Pedalibre) las cuales indican la reserva del carril para uso exclusivo de bicicletas sin obligar a su uso, lo cual desmiente totalmente el argumento de algún colectivo aislado de que al ciclista se le arrincona en el carril biciSe amplía, por tanto, la capacidad de elección y es una buena medida para aumentar las posibilidades de uso de la bicicleta.


El autor de este artículo es Miguel de Andrés, responsable del grupo de ciclismo urbano de Asociación Pedalibre.

Anuncios
Carril-bici


6 comentarios

La equidad junto a la discriminación positiva. Factores para que la bici prospere en nuestra ciudad.

 

equidad1

Por equidad entendemos la cualidad que consiste en dar a cada uno lo que se merece en función de sus méritos o condiciones. Supera el concepto de igualdad en cuanto a que otorgar un mismo bien a todas las personas sin atender a la diferencia, incrementa la desigualdad. La equidad busca la igualdad real, por eso para asegurar el derecho a la salud, por ejemplo, se aplican distintas terapias dependiendo si la persona es mayor, joven, adolescente o bebé

En el plano de la movilidad, y en concreto en el de la bicicleta, tenemos algo parecido. La bicicleta es un vehículo, pero poco tiene que ver con un automóvil, un autobús o una moto. Tiene sus características propias entre las que destaca su fragilidad (no existe carrocería que proteja al conductor), versatilidad (su maniobrabilidad y poco espacio hace que se amplíen enormemente sus posibilidades circulatorias), peso (entre 15 y 20 kg frente a 1000 y 1500 de un coche), accesibilidad (desde la más tierna infancia hasta bien entrada la ancianidad, la bicicleta facilita los desplazamientos y amplía la autonomía de todas las personas), tracción humana, etc.. Atender a estas particularidades (Equidad) es obligado si queremos que la bicicleta se asiente con éxito en Madrid.

equidad2

A diario son varios los modos de transporte que conviven en la vía urbana. Apostar por la bici supone concederle ventajas y prioridades (discriminación positiva) y será clave para conseguir un entorno más abierto, accesible y saludable para todas las personas.

En este sentido, el automóvil ha marcado durante los últimos 70 años la vida de nuestras ciudades. Independientemente del juicio que nos merezca, el coche ha conseguido la omnipresencia que conocemos gracias, en gran medida, a las reformas y un cambio en el uso de nuestras calles y plazas, hasta el punto de condicionar plenamente el urbanismo de nuestra ciudad.

Salvo alguna voz aislada, hay un consenso general en avanzar hacia un modelo de movilidad menos invasivo. El contexto medioambiental y de salubridad, el espacio público usurpado y las cada vez mayores y mejores alternativas de transporte hace que medios que hasta ahora no eran considerados, lo empiecen a ser.

La bicicleta ha venido a nuestra ciudad a quedarse y a ofrecer una alternativa eficaz, cómoda, saludable, limpia, barata y segura a los desplazamientos de todas las personas. Pero pecaríamos de ingenuos si pensamos que no hace falta más que decir usa la bici en una ciudad adaptada durante tantos años para los coches. La promoción del uso de la bicicleta es una tarea algo más compleja.

Partimos de una ciudad consolidada que ha sido forzada a cambiar en su momento, el diseño y uso de sus calles, sus normas, sus edificios, e incluso sus hábitos y su cultura, a favor del coche. Difícilmente vamos a conseguir una ciudad llena de gente anónima en bici si no variamos y empezamos a reconsiderar todo ello.

equidad3Las infraestructuras juegan un papel muy importante. Igual que nos sentimos más cómodos con unos zapatos de nuestra talla, a la bicicleta le pasa lo mismo. Le sienta mejor una ciudad acorde a sus características. En su momento, la ciudad y el resto de los territorios no estaban adaptados al coche y a medida que aumentaron las infraestructuras acordes, enseguida se  multiplicó su uso. Ahora le toca el turno a la bici.

Muchas ciudades han emprendido el desarrollo ciclista que tantas veces ha reclamado Pedalibre. Y hay suficiente experiencia y documentación técnica de cómo hacerlo (1), pero sabemos que el camino no estará exento de dificultades y resistencias, ya que variamos el actual estatus y tocamos ciertas parcelas de poder. Lo hemos visto en muchas ciudades y en proyectos concretos, incluso en Madrid, como la restricción al tráfico de El Retiro o la peatonalización de Preciados, Arenal, Fuencarral… y más recientemente la experiencia de la Gran Vía. Ningún responsable político, al poco tiempo de acometerse una reforma de este tipo, y pese a los alarmismos previos de algún sector, se atrevería a que estos espacios retornen a la situación anterior.

En el horizonte está el aspirar a una ciudad más limpia, amable y acogedora; una ciudad más saludable, que contemple la diversidad propia de una gran urbe; una ciudad donde desplazarse no conlleve inseguridad ni estrés. Una ciudad donde la bici ocupe el lugar que le corresponde:

UNA CIUDAD AMIGA DE LAS BICIS

Pocas apuestas son tan seguras como ésta. Toda la población, sin excepción, gana.

Para más información de manuales sobre diseño de vías ciclistas, podéis consultar entre otros:

 

 

 

 

 


4 comentarios

Nivel 3 del Protocolo y conciencia colectiva

20161229_0005

Gran Vía en un nuevo estatus

La activación del nivel 3 del protocolo de contaminación y la correspondiente restricción a la circulación de parte de los vehículos a motor significa un hito en Madrid. Es la primera vez que sucede algo así. La causa -la mala calidad del aire- es la peor posible y nada por lo que alegrarse pero nos resulta obvio ver la parte positiva en todo esto: nada volverá a ser lo mismo.

Habrá habido algunos motorizados menos en las calles, descenderá la toxicidad del aire, o no, pero nada de eso es lo importante, eso es coyuntura. Lo importante es el largo plazo y lo que nos quedará después de este episodio. El efecto clave es que el vehículo a motor ha sido señalado. Ahora, es el responsable. Ahora, ocupa el lugar feo de la historia.

Sí, ya sé: ya era así antes. Mucha gente lleva diciéndolo mucho tiempo y, en el fondo, todo el mundo lo sabía. Lo que ha cambiado en este final de diciembre de 2016 es que la responsabilidad del coche ha llegado al imaginario popular. Otro mito empieza a caer.

Esto es importantísimo: cuando algo forma parte del saber común, deja de ser sencillo negarlo, deja de ser posible mirar para otro lado y que no pase nada. Defender el coche pasa a ser cosa de “cuñaos”, ese ente sobrado y patético, encargado oficial de hacer el ridículo sin darse cuenta.

Si tenéis ocasión de poner la antena en cualquier ambiente no militante en temas de movilidad, escuchad las conversaciones a vuestro alrededor y notaréis cómo han cambiado. En cuestión de un día, nuestra sociedad ha madurado de golpe un siglo entero.

Y la bici

Paralelamente al escalón que baja el coche, la bici sale en el lado bueno de la foto. Tímidamente pero con visibilidad. Se presenta como una opción seria, no como una simpática excentricidad. Algo de esto va a permear en ese mismo imaginario popular. La bici avanza un montón de casillas en el monopoly de la movilidad, gana en presencia y en dignidad.

El pasado 29 de diciembre, siquiera por un día, la bici era un vehículo bienvenido en la calle y el coche no. A partir de un momento así, es mucho más difícil tratarla como un estorbo. La gente que va en bici se siente más legitimada para usar la calle según sus necesidades y el tráfico motorizado pierde legitimidad para intentar echarla.

Animaos, ahora, si cabe, más que nunca, a usar la bici y a sentiros importantes para el tráfico de vuestra ciudad.


6 comentarios

Fiesta de la bicicleta 2016: valoración

fiesta-bici-3

Bicis en los túneles de Castellana Norte

El domingo 2 de octubre, asistimos a una nueva edición de la Fiesta de la Bicicleta, con importantes novedades. La más destacable es la modificación en el recorrido y el concepto mismo de este evento, que se aleja de lo que había sido hasta ahora.

Se crea una ciclovía en todo el eje que conforma Castellana-Recoletos-Prado, quedando cerrado al tráfico motorizado desde más allá de la Plaza de Castilla hasta Atocha.

Según hemos podido ver en esta jornada, la nueva Fiesta de la bicicleta nos merece los siguientes comentarios:

Ventajas

Relacionadas con el modelo de Ciclovía

Permite el desarrollo continuo de otras actividades lúdicas, complementando el carácter festivo de la jornada: conciertos, números circenses, reparto de refrescos, etc.

Al no circular en pelotón, facilita la incorporación y salida del espacio creado, lo que disminuye el estrés que provocaba, en anteriores ediciones, un contratiempo mecánico de la bici, cualquier otro tipo de parada, la conducción más relajada e imprevisible de los menores, etc.

Desaparece el rigor de tener que empezar a una hora y en un sitio en concreto. Hubo muchas familias que se incorporaban a lo largo de la mañana.

Se mejora la permeabilidad peatonal al no existir la intensidad que provoca la circulación en pelotón y estar repartido en todo el eje. En varias ocasiones comprobamos cómo los ciclistas se paraban en semáforos en rojo para dejar cruzar a los peatones, lo que demuestra la conciencia de muchos en una futura ciudad más peatonal y ciclista (no así en algunas rutas de ida establecidas desde diferentes puntos de salida en donde la policía indicaba a los ciclistas que siguieran circulando pese a tener semáforos en rojo y peatones con intención de cruzar)

fiesta-bici-4

Parada espontánea del grupo ciclista para facilitar cruce peatonal

Permite el disfrute peatonal y ciclista de lugares tan emblemáticos como la Plaza de Cibeles, Colón, Neptuno, etc. Había mucha gente alrededor de estas plazas merendando, haciéndose fotos o disfrutando simplemente de ellas.

Otras

El horario ampliado hasta las 14:30 ofrece un plan completo para toda la mañana.

El eje de la Castellana ha facilitado el traslado en bicicleta a muchos centros de interés cultural: Prado, Thyssen, Arqueológico… paisajísticos: Salón del Prado… arquitectónico, urbano y comercial.

Facilita  que toda la población pueda comprobar las ventajas de recorrer en bicicleta este eje importantísimo para la ciudad.

El recorrer el túnel bajo la Plaza de Castilla ofrece un atractivo extra al recorrido, en especial para los más pequeños.

La fórmula de columnas empleada para trasladarse desde fuera de la M-30 ha funcionado bien. Esta extensión ha sido mejorada por diferentes colectivos ciclistas, ampliándolo directamente a los barrios: Vallecas, Ciudad Lineal, Vicálvaro…

Los mensajes difundidos por megafonía se alejan de identificar esta fiesta (y la bicicleta) como una prueba deportiva, tal y como venía siendo hasta ahora. Se difunden mensajes de uso diario de la bici y de los valores y ventajas de esta práctica.

Muy acertada la idea de crear un circuito vial de aprendizaje para la circulación ciclista en ciudad (en Neptuno)

El número de líneas de autobuses afectadas es mucho menor que con el anterior formato

Defectos

El carácter de ciclovía hace que su uso sea más allá del exclusivamente ciclista. Por eso hay que atender a que también va a ser recorrido en patines, patinetes o cualquier otro vehículo de tracción humana. En este sentido, en alguna parte del recorrido había cables cruzando (a la altura de Colón, por ejemplo) lo que provocaba situaciones de riesgo para estas personas.

Excesiva presencia de firmas comerciales, lo cual podemos entender en tanto que participan en la organización y coste del evento pero que distorsionan en cierto modo el interés y la proyección futura del mismo.

Algunos de los  escenarios estaban situados en lugares excesivamente soleados y no disponían de ningún  toldo o sombrilla que evitara la excesiva exposición al sol de los artistas.

En alguna de las rutas de ida, la policía consideraba al grupo ciclista como “un pelotón” indivisible creando situaciones un tanto incómodas para algunos peatones que querían cruzar haciendo uso de la fase verde del semáforo. A pesar de que varios ciclistas hacían ademán de quererse parar en los semáforos en rojo para dejar pasar a los peatones, la policía les indicaba que siguieran.

Propuestas

En la práctica, la fiesta de la bicicleta ha supuesto la extensión por el norte de la ciclovía del Paseo del Prado. Creemos que ha funcionado muy bien y podría pensarse en hacerla con mayor frecuencia.

Que quienes guíen las diferentes rutas de acceso consideren, en la medida de lo posible, compatibilizar la circulación ciclista con las normas generales de tráfico. No es muy educativo que un menor sobrepase un semáforo rojo (aunque no nos olvidamos que también es norma hacer caso a los agentes)

La próxima edición de la fiesta de la bicicleta podría coincidir con actividades,  iniciativas u ofertas culturales venidas desde los diferentes museos de la zona.

fiesta-bici-1

Bicis y ambiente festivo


18 comentarios

Nuevo formato de la Fiesta de la Bicicleta

20151005_092911

La Fiesta de la Bicicleta en Madrid

De cara a la edición de 2016, el ayuntamiento de Madrid ha cambiado el formato de la conocida como “Fiesta de la Bicicleta” con varios criterios, algunos de ellos coincidentes con reivindicaciones de Pedalibre respecto a dicha fiesta. Concretamente, Pedalibre ha cuestionado largamente el carácter de circuito cerrado y de excepcionalidad que siempre se ha dado a este evento, reivindicando un enfoque más integrador con el tráfico general de las calles. Entendemos que es una fiesta, que es un evento, y que no va a ser tráfico cotidiano como el del día a día pero nunca nos ha gustado ese carácter de “vamos a cerrar las calles un rato para que uds. pedaleen pero, cuidado, que luego vienen los coches otra vez” que siempre ha tenido la fiesta en cuestión.

En ese sentido, valoramos positivamente que el gobierno municipal haya variado el formato siguiendo exactamente ese criterio. Está por ver qué tal sale pero nos parece que es una medida valiente y con mucho potencial para funcionar bien y contribuir a emitir un mensaje diferente.

Somos conscientes también de que habrá gente que echará de menos la versión anterior, de la que se pierde la sensación de recorrer la ciudad, dado que el circuito cerrado que se mantiene en el formato nuevo, aunque es muy largo, discurre todo él por la misma calle (eje Castellana), con lo que se puede acabar con la sensación de estar dando vueltas. Al mismo tiempo, nos parece una evolución interesante hacia el concepto de la Ciclovía tal cual se practica semanalmente en varias ciudades de Sudamérica con un gran éxito popular que, quizá, con el tiempo, podemos aspirar a reproducir aquí.

Valorando pros y contras, nos parece que el nuevo formato de la Fiesta de la Bicicleta mejora el anterior y apreciamos especialmente que recoja una pequeña pero histórica reivindicación de Pedalibre que, probablemente, además, compartamos con otros colectivos pro-bici.

Esperamos que la fiesta se lleve a cabo con éxito y que todo el mundo disfrute y tenga la ocasión de imaginar cómo podría ser nuestra ciudad si evitáramos el monopolio que actualmente ejercen los vehículos a motor.


25 comentarios

Postura de Pedalibre sobre la Casa de Campo

DSCN4057

Tras la presentación de la “Guía del buen uso y disfrute de la bicicleta en la Casa de Campo” por parte del Ayuntamiento de Madrid y la Plataforma Salvemos la Casa de Campo, cuyas recomendaciones firmó Pedalibre, se ha generado un cierto malestar entre algunos ciclistas. Es por ello que desde Pedalibre queremos explicar nuestra postura, para que no haya equívocos.

La guía la podéis ver aquí y aquí

Pedalibre fue invitada a revisar el contenido del folleto, cosa a la que accedimos para intentar dar nuestro punto de vista en cada momento.

Desde el primer momento dejamos claro que no veríamos bien el camino de la prohibición y si el de la convivencia y la recomendación. Es por ello que al final se habla de los firmantes como grupos que apoyan las “recomendaciones” del folleto.

Los únicos dos puntos que se pueden interpretar como prohibiciones son los siguientes:

1) La limitación de la velocidad máxima a 20 km/h.

Como se explica en el folleto: “Como norma general, la velocidad máxima permitida es de 20 km/h., salvo señalización específica”.

Esto no es nada nuevo. Lleva señalizado como tal en la propia Casa de Campo desde hace mucho tiempo. Se puso seguramente para limitar la velocidad de los, afortunadamente pocos, vehículos a motor que aún transitan por ella. La bicicleta es un vehículo a los efectos de la Ley de Seguridad Vial y del Reglamento General de Circulación. Por lo tanto ha de cumplir las mismas normas.

Pedalibre, como asociación garante de la bicicleta desde 1982, no puede ir aconsejando a los ciclistas que se salten la norma. No podemos ir exigiendo respeto y luego ignorar nuestras obligaciones.

2) Prohibición de transitar por determinadas vías

El folleto, además, dice: “Las vías en que está permitido el uso de la bici son los carriles-bici, los viales asfaltados y los caminos de firme compactado”. Y luego se indica “Está prohibido el uso de la bici por sendas y campo a través”.

Esto tampoco es nuevo. Es una normativa que existe desde 1985 y que atañe a todos los parques de Madrid. Se trata de la Ordenanza General de Protección de Medio Ambiente Urbano, que no ha sido ni derogada ni cambiada en el texto que nos afecta y que dice en su capítulo V, artículo 216:

Las bicicletas y motocicletas sólo podrán transitar en los parques, plazas o jardines públicos, en las calzadas donde esté expresamente permitida la circulación de vehículos y en aquellas zonas especialmente señalizadas al efecto.

El estacionamiento y circulación de estos vehículos no se permitirá en los paseos interiores reservados para los paseantes.

Los niños de hasta diez años podrán circular en bicicleta por los paseos interiores en los parques, siempre que la escasa afluencia de público lo permita y no causen molestias a los demás usuarios del parque.

Durante los años noventa y principios del 2000, Pedalibre hizo varias solicitudes al Ayuntamiento en el sentido de cambiar esta normativa, para no hacerla tan estricta, abogando por una adecuada regulación y concienciación, no por una prohibición taxativa. No se nos respondió o cuando se hizo fue negativamente. Cierto es que en los últimos años, visto que el uso de la bici se incrementaba y no había persecución en este sentido, dejamos esas peticiones en un segundo término. Especialmente cuando en el último borrador de la modificación de la Ordenanza de Movilidad presentado por el Ayuntamiento de Madrid en la Comisión de Seguimiento en el año 2012, pero que aún no se ha aprobado, se consiguió por medio de los colectivos ciclistas, incluido Pedalibre que colaboró muy activamente en la redacción, que se dijera lo siguiente en su artículo 18-2:

En el interior de parques y jardines públicos urbanos, las bicicletas podrán circular por los paseos pavimentados de más de 3 metros de ancho, teniendo estos paseos la consideración de senda ciclable, por lo que el ciclista deberá circular a velocidad moderada y la prioridad será siempre del peatón. Sí podrán circular por el resto de paseos los menores de 12 años, siempre respetando la prioridad peatonal y cuando la escasa afluencia de público lo permita y no causen molestias a los demás usuarios del parque. En zonas forestales y parques suburbanos, las bicicletas podrán circular por los caminos interiores con la prioridad peatonal propia de las sendas ciclables, realizando una conducción responsable que evite poner en peligro a los peatones que circulen por los mismos.

La Casa de Campo se considera un parque suburbano. Creemos que ese texto era el camino, pero por desgracia este borrador quedó en espera de que se aprobara la modificación del Reglamento General de Circulación, de ámbito estatal, cosa que jamás ocurrió.

CIMG3942

Pedalibre piensa que la inmensa mayoría de los ciclistas son respetuosos y que por sólo unos pocos que no lo son, los demás no deben pagar por culpa de ellos. Pero también creemos que si una norma no nos gusta debemos luchar por cambiarla, no solicitar a nadie que contravenga a una normativa en vigor. Eso sería una irresponsabilidad.

Pedalibre aboga por la regulación y no por la prohibición. Ello no quita que en dicha regulación haya que tener en cuenta, tras los pertinentes estudios y escuchando a todas las partes implicadas, los posibles impactos que algunas prácticas ciclistas puedan ocasionar sobre algunas sendas o sobre los caminantes. Pero estamos convencidos de que hablando se entiende la gente.

Desde el Ayuntamiento se llegó a un consenso de todos los grupos políticos hace unas pocas semanas para redactar y aprobar una modificación de la Ordenanza de Movilidad. Es el momento de cambiar las cosas y regular de forma adecuada este asunto. Esto no quita que hayamos creído necesaria la campaña para el respeto al peatón, dado que se han observado algunos comportamientos inadecuados de una minoría de ciclistas a la que hay que hacer entender que el espacio es de todos, que el peatón ha de tener la prioridad y que la normativa vigente (nos guste o no) hay que respetarla.

Desde Pedalibre hemos pedido al resto de firmantes del folleto que tengamos una reunión con IMBA, como representante de los ciclistas de mountain bike.

Pedalibre tiene como base de su existencia la defensa de la bicicleta como medio de transporte y de ocio, entre lo que se incluye la Casa de Campo, entorno que conocemos bien desde nuestra asociación. Queremos recordar que Pedalibre ha participado en las convocatorias de la Plataforma Salvemos la Casa de Campo, durante muchos años, para el cierre al tráfico motorizado de la Casa de Campo, además de actuaciones propias, tanto reivindicativas como didácticas en los últimos 30 años dentro de este pulmón madrileño. Seguramente muchos de los ciclistas que ahora critican a Pedalibre no son conscientes de que Pedalibre ha sido parte activa en estas mejoras en Casa de Campo.

DSCN5839

Actividad reivindicativa de Pedalibre en Casa de Campo en el año 2004

Nuestro afán por mejorar y defender el uso de la bicicleta no puede hacernos olvidar la defensa del más vulnerable, el peatón y el caminante (algo que somos todos), así como la preservación de este entorno natural, pero dentro de una racionalidad que no impida el disfrute (adecuado, solidario y medioambiental) de la Casa de Campo por parte de los ciclistas. Y, desde luego, siempre dentro de la legalidad.